Hoy tengo el día amor
descolorido y triste,
se me paró el reloj
al iniciar la marcha…
Prendida en esta araña
he de seguir cautiva
el desaliento mueve
al cuerpo que acompaña.
¡Qué frágil es el humano
cuando se siente débil
y falla útil la tabla
tangible y salvadora!…
Se me paró el reloj
las ganas de vivir
con inconstantes ritmos
me dan luces y sombras.
Fue un vuelo corto, leve
rasante, un aleteo…
hoy tengo el día amor,
sin un solo deseo.

© Carmen Barrios Rull