SHÖKA(短歌)

En mi jardín
la mariposa vuela
entre el romero,
busca flores y aromas
de primavera,
mueve sus alas blancas
dibuja vuelos,
derrama la fragancia,
deshabitada,
sube, baja, se aleja
juega, con mis sentidos.

©Julie Sopetrán

MADRIGAL

1-156

Nada es nuevo ni viejo
rosa la espina
porque hago lo que hicieron
repito tiempo.
¡Quien fuera marco
del paisaje que sueño
cuando te miro!

Y cruzarán arroyos
por mi vereda
y aunque el agua esté sucia
llegaré lejos.

Porque mi cuerpo es barco
los  brazos remos
la tierra… mar.

He vuelto a mi destino
la luz es piedra
y en la noche de luna
canta la fuente.
Cristalino el misterio
¡Todas las cosas hablan
de lo que siento!

©Julie Sopetrán

PALABRAS DEL POETA A SU MUSA

Te digo lo que siento y no es bastante
yo sé que esperas más de lo que digo:
si por querer decirte me prodigo
al no decirte nada soy constante.
Sentir es lo que importa del instante
soy más de lo que espero y lo que intrigo;
si ya sólo deseo estar contigo
y en cada pensamiento soy tu amante.
Sentir con esas ganas de quererte
decir o no decir no importa tanto
si vivir es gozar de conocerte.
toca mi corazón y sabrás cuánto
cuánto goza el poema de tenerte…
¿Y dónde voy sin ti, mi dulce canto?

© Julie Sopetrán

Diseño: Arpon Files  –

LA SONRISA DEL LLANTO

 

Pintura de Zobel [/caption]

Hoy la luna está llena de voces y palabras
es un timbal alado de entonaciones dulces,
ritmos y movimientos evocando la selva
o la expresión errante que baila entre las manos.
Son las diosas que danzan al son de las mareas
mientras el sol se esconde para mirar de lejos
el creciente deseo que implica la añoranza
de amores que son lluvia… en sonrisa de llanto.

El círculo sagrado me transforma lo inédito
como música sacra del más allá tangente
donde nace y se engendra la sublime utopía,
sereno sufrimiento, latidos que transcienden
o el fecundo silencio de la mujer humilde
que modifica sones en el tambor del tiempo.

©Julie Sopetrán

VILLANCICO DE AÑO NUEVO

reto-fin-ano

VILLANCICO DE AÑO NUEVO

El tiempo cruza los pasos
las horas vienen y van;
lluvia, nieve, sol, granizo
igual que vienes, te vas.

Con alas de mariposas
y el canto de un ruiseñor;
el tiempo es un trovador
que va deshojando rosas.
Divinidad de las cosas
que se rompen paf tris tras;
lo importante es ser y estar
que igual que vienes, te vas.

Enero, Febrero, Marzo
volverá la primavera;
la duración es quimera
y la brevedad retazo.
Nunca y siempre son zarpazo
de gato que al zapear
sabe que todas las horas
igual que vienen, se van.

Mes, semana, dura un rato
de curso de temporada;
una fecha en la mirada
para el futuro, un retrato.
A mí me preocupa el trato
o el trecho que marca edad;
que aunque no sepas andar…
igual que vienes, te vas.

Junio, Julio, Abriles, Mayos
un siglo, me da lo mismo;
la montaña y el abismo
en el reloj son lacayos.

Las tormentas y los rayos
no paralizan llegar,
aunque exista el temporal
igual que vienes, te vas.

Agosto, Septiembre, Octubre
Otoño, Verano, Invierno;
frío, calor, duro o tierno
la noche todo lo cubre.
Y aunque el día descubre
cuando, cuanto has de llevar
no te debe preocupar
igual que vienes, te vas.

Noviembre y Diciembre, otrora
aquí o allí, tal vez luego;
la brevedad es un juego
entre la noche y la aurora.
Matemos el tiempo ahora
que aunque el alma es inmortal,
igual que vienes, te vas.

© Julie Sopetrán

LA OTRA MÚSICA

reto-navidad

LA OTRA MÚSICA

https://gm1.ggpht.com/9q-Yc2OOgpMA2UcqNRtYvMe01INAVMXwDTU8At4lfewNsnTS51pICXEE3y9xv8647omyA2xRiyj8e1m0Tm67qhBIUJfqNVNRLP2sOH7Dzx8N_9dyok6zvhy7y2uvvUVLMxGmd5lu89u7R4zfSBXQp9BNFQ4TCIdvODwfQA6-mknAGh_s7g2eyg8hX_FTEwA8eWIapHrfNjpYrAKIqLSuoTJUY2ndF3yaeZGj_9Gy5E41TQSzgRsJsUTB1S_sOVjM9tYMNFpVh9zRjwZXWC_TRvxpUEiLw2pDWyccbnUg34Gc9UfrIXKf3eBZ7QxCB8bvm1JBqAje0YilqNtFPI-8_GJtSlwOhBH7wicC2z-JinS2rw-fjdMb4I0-BvwtSx3JsY8j1hEIU22BZTiLh85ipU987fkc-Zf3mFxrp7Ym-AMBMpmfkC-YkWmpBrRplwxBdIaK-mm3dGbOYQkl2dxKBfvMMpguDBrlAcOYv7cYef2j8eHqBImzFXTkwhrFH10xfTdAAOrVrPOVFYAjfykOdcoYwteaA-fpTzQzLjfnw2-OmWfE_0OVuj5tqQZoUywOYv7saHumwjLG1108Q9Dmer-TnNYgFJibtRJ6vDWcq3TMeeFxrHMsONb3fjVm3P14FZ4yOmHHTcNFdGATMNk7_2UiblacCnsHxmthrMqriHFq0iUPHZlcSBQEHBVAGXkhbhewMik6KnQkinY=s0-l75-ft-l75-ft

Un eco del canto
en la Nochebuena
me transmite llanto.

Es lo que se pierde
y lo que se queda
es un aguaverde
con lazo de seda…
y en la rueda rueda
es el desencanto
que transmite llanto
en la Nochebuena.

El Niño que llora
la risa en desgana
o la abrumadora
pasión de la gana,
que seduce ufana
la faz del quebranto…
me transmite llanto
la miseria humana.

Eco de querubes
sacuden el aire
y se abren las nubes
con ese donaire
que al rato es desaire,
y llueve entretanto
la emoción del llanto
que transmite el canto.

San José y María
al son de la estrella
tejen poesía
y toda querella
se convierte en huella:
acorde del canto
que transmite el llanto
de la Nochebuena.

©Julie Sopetrán

ZÉJEL JUNTO AL RÍO

El río que conociste
no corre y está muy triste

Ayer pasé por tu lado
me miraste distanciado
Me dijo el agua del río
con su fuerza y griterío
que amar, es un desvarío
cuando estás enamorado.

El río ya no resiste
ni el recuerdo ni el despiste

Paseo por la vereda
entre la brisa de seda
pensando en lo que me queda
después de haberte mirado.

Y fue allí, donde me viste
donde ya ni el agua existe.

El río se ha congelado
porque te miro en pasado.

© Julie Sopetrán