LAZOS DE AMISTAD

Resultado de imagen de imagen de amigas piscis

Cruzábamos los océanos
saltándonos las distancias
conocernos fue como la gran
cumbre de nuestras vidas.

Tejiendo caminos entre las olas,
hilos blancos de espuma,
llegas a la orilla dorada por el sol,
el mar acaricia dos rocas,
Tú y Yo…

Amigas que en el agua nacimos,
sirenas que surcan el mar,
sin temblar mi lápiz ¡te digo!
gran mujer eres, no habrá otra igual…

Nuestros juegos eran como adolescentes
despertando a la tormenta del amor,
dos sirenas con signos iguales e
iguales caracteres, en aguas heladas
que nosotras hacíamos hervir
con nuestra unión y nuestra amistad.

Calmadas las aguas fluyen,
no hay temporal que nos pueda abatir,
libres como el agua del océano,
como gaviotas en el cielo azul,
en este mar que nosotras surcamos…

Navegamos kilómetros sin rendirnos
se que al otro lado te tengo amiga
de risas y lagrimas, pero que grande eres
mujer que contagia su alegría a través
de tu voz y de tu gran carisma.

Y si sube la marea, firmes nos mantendremos,
pues las rocas bien sujetas están,
encalladas en el inmenso mar de la vida,
que con palabras quiero llenar, estos recuerdos ,
tantos años de sinceridad.

Tu eres la resaca que me hace resurguir
De las humillaciones cuando me atacan,
Yo soy la que siempre aconsejo porque
Se escucharte, reflexionar y saber
Lo que necesitas oír, soy tu paz a distancia.

Aun nos queda una larga travesía, Manoli….
Entre lazos de Amistad.
Aun nos quedan tantos cafés juntas
amores contarnos, hasta los luceros nos darán
sus luces y tintineos para bailar juntas
porque amiga mía, nuestra amistad es
contra viento y marea.
Amistad entre letras, entre mares
de sirenas y sabes porque Pepi
somos muy buenas piscis
entre dos aguas nadamos pero siempre juntas.

©Pepi Maeses & Manoli Martín Ruiz

Te seguiré…

Allá donde estés te seguiré
porque eres mi primavera
vestida de música celestial.

Entre caminos de grava y tierra ocre estaré,
entre sonidos de trompeta y clarinetes te recibiré
ahí esperaré tu retorno.

Por mar embravecido seré
el trueno que te despierte
de tu letargo, te haré soñar.

En la profundidad del océano,
entre las algas marinas y el naufragio de tus versos,
buscaré dónde encallar tus sentimientos.

En el gran cielo azul seré
tu gaviota que volaré hasta tu sur
para airearte con mis alas.

Surcaré el inmenso azul de nubes
encontraré un lugar donde anidar
te haré un palacio entre montañas de cristal,
para ser tu amiga, esa del alma.

Te seguiré amado mío
aun ausente te amo
respiro tu aroma.

Vivirás con tu amado, amiga,
desde el umbral hasta la última etapa de tus días
porque tu destino está forjado en roca firme
en el acantilado de los sueños sin abrir..


© Manoli Martín Ruiz & Pepi Maeses