Amor libre

Sigue leyendo

Pero Enamorados…

Son tus besos la locura
y poemas de ilusión,
no tienen final
solo mágica ternura
reina en el ambiente,
con danzas virginalmente
sensuales, Sigue leyendo

Nosotros Aquí Y Afuera El Mundo.

Estamos nosotros aquí
y afuera el mundo

Te miro e imagino ya
de ti, de mi y que nos sucederá
imagino de transparencias
donde el ver y el no ver…
imagino de miel liquido que baja
que me envuelve y coge…
imagino de ti, apretada entre mi
y el muro
y mientras imagino, la imagen,
de evanescente se hace clara
y cada escena, se vuelve
realidad.

Abre tus manos y cabalga en mis
valles
toma con tus labios
los frutos de mi huerto
hagamos de nuestra entrega
algo único y especial
quiero tocar lo tuyo bien amado,
con mis dedos y sedientos labios,
nada me convence
más que amarte,

Y entonces te muestras delante
y arrodillada mírame y
susurrame
cosas que en otros momentos…
y entonces mezclamos sentidos
encendidos y sentimientos
y luego, como una flor ábrete y
acogeme.

Nada perturbara nuestro encuentro
ni quitará esta paz que nos
arrulla
recibe el temblor de mi piel
abraza todo lo que tengo
pues no parare hasta tenerte
dentro,

Y luego, yo encima de ti,
lentamente
con ternura pero también
fuertemente
manos a apretar redondas
colinas
luego, voy más en fondo
nosotros, uno en el otro y afuera
el mundo…

Y tocar con mi ser el cielo
llegar juntos a ese universo
donde solo cabe la pasión
en cómplices besos
y palabras ciertas, poéticas,
¡dame tu fuego!
purifica mi deseo,
cubre mi desnudez
con tu amor y pensamiento,

Ahora déjame hacer
y un poco hazte guiar,
ahora, que casi explota,
dame de ti aquello que quiero
y coge de mi, todo lo mejor mío…

Tu y yo siempre,
dentro y fuera del tiempo
no hay manecillas
solo horas que se alejan
y caricias que anidan
triunfantes,

Después quedamos inmóviles y
exhaustos
muslos sobre muslos, casi
entrelazados
y, boca sobre boca
con labios rojos de morder
suaves
y de comérselos y beber…

La fuerza de este amor
lo hace inmenso
siente como te busca mi vientre
queriendo acoplarse al tuyo,
arden mis entrañas
en el intento de alcanzar
de tu mano
la cumbre del esperado placer,
tras las caricias agitadas
sobre aguas turbulentas

Estamos así…
así todavía otro segundo
nosotros aquí y afuera el
mundo…

Tú y yo, uno en el otro
piel sobre piel
afuera la vida
¡aquí el universo!

© Silvia García Sandoval & Greg D.

El deseo.

Y mi mano corre ya agitada
al placer tuyo a buscar el punto
ya estás mojada y prepotentemente,
yo siento el mío, naturalmente llegado.

Candor de mis ansias desatadas
detén mi prisa,
que jueguen las risas
entre tu camisa,
y las noches y mañanas
se deslicen con donaire por mis dedos
regocíjate dentro,
en el paso de mi intimidad
humedeces mi ser y cuerpo,

Extiendes tus piernas y mi espada
empieza a penetrar tu rosa,
lo acoges dentro todo y le haces camino,
empiezas a menearte sin pose.

Soy el rocío que emana
y fluye dentro de tu sexo
como vendaval en pieles cálidas,
somos ansias locas de amar
deseos revueltos,
vamos otras vez al mundo aquel
donde somos uno,
donde atados somos libres,
y las tierras lejanas se funden
se tocan, se sienten,
somos colores de clavel
y aromas de azucenas
que lloran de placer
en el amado prado,

Hacer el amor contigo es un gran deleite
y tú respondes con lamentos esplendidos,
y nuestro movimiento es sí perfecto,
que están casi acabados los juegos.

Cíñeme en tu piel
y entre suaves movimientos
se escuchen los gemidos,
alcanzando placeres
arrebatados, de almas perdidas
ecos de mujer y hombre extasiados,
que los hilos del amor mueven a su antojo

Y al fin dando paz a nuestros espasmos
venimos junto con dos largos orgasmos.

Entregados a estas lides
saboreando de tus labios los licores,
quedo exhausta entre tus brazos
muriendo un poco cada noche
mirándote a los ojos sin conocerte,
entrando en tu vida sin tocarte…

© Silvia García Sandoval & Greg D.

Momento a momento


Búscame en tu mente
Para que encajen los cuerpos
Bésame en los ecos
De las más bellas melodías
Hasta que nazca el día
Y yo sea el sueño
De tus noches
Al despuntar el alba
Se abren los brazos
Ansiosos
Al calor de tu piel
Y la mía
En eterna complicidad
Tardía

Y dime que la vida es resplandeciente
en esta noche caliente penetrante
bañada de tus besos y las caricias
que afloran al mismo tiempo mi piel
en este dar, tener incontenido
fornido de los nuestros amplexos audaces
que afrontan los placeres más tenaces.

Que nada impida
Tu boca en la mía
Somos cerezas
En labios enamorados
Cuando todo es dulce
Y al canto de los gorriones
El romance crece
Y se hace fuerte
Escondeme en tus adentros
Quiero guarecerme
Del indolente abismo
Que devora,
Cuida mi esencia
Que no se esfume
En el primer viento
De cambio

Y hazme palpitar oscilante
con toda pasión en mi reinante
feliz de las obscenas debilidades
que son las más agudas centinelas
de esta noche espesa enteramente
a darte el fuego encendido de las mendacidades
con los saltos y con los ahondes más eficaces.

Cobija mi amor que vuela
Pues libre desea vagar
En los grises y despejados
Cielos
Ya de por si, bellos
De por si, inciertos
Hagamos sin temor
Lo que anhelamos,
Dejemos a un lado
Lo demás
Seamos como la nieve
Derretida
Al poseerla el sol
Nos miraremos a los ojos
Y en una sonrisa
Abrir puertas mas confiables
Y seguras

Y dame este fuego martilleante
que inflama el vivo pecho ansioso
instante tras instante y las certezas
que tocan mi cielo y tus estrellas
en este encuentro desnudo y arrollador
atado a los deseos más ávidos
que gritan hirvientes ¡Amor calla!

Armónica y seductoramente
Quiero asirme a tu pecho
Y escuchar en tus latidos
Que claman ! Ámame !
Desatando la euforia,
Entre sutil y salvaje
Unirnos en la fascinación,
Más allá de juicios
Y conciencias

© Silvia García Sandoval & Greg D.

Te Desvelaré Un Secreto


Encuéntrame amor vivo en tus sueños disfrútame en los valles de la inconsciencia donde se es tan amado y vulnerable búscame ahí donde estoy tan indefensa

¡Aquí estoy!… a lo largo de la calle entre los muslos y el monte sagrado, con mis manos orquídeas trepadoras entre tu pelo

Hazme el amor hasta explotar, donde los capullos se abren y lloran su rocío pasional, contenido, quiero asirme a tu marmoleo cuerpo aperlado de delicada seda, que acaricia pero también lacera

Espasmos violentos, respiración en apnea. Pero no me paro, no quiero truncar el gozo
en llamas tu mirada perpendicular a la mía en cómplices provocaciones. Tengo palabras de amor entre los dedos y los labios. Las dono a tu piel a saciar el deseo inmenso que me une a ti a marcar a fuego, estas horas de dulces amplexos, deja que amolde mi cuerpo encima, abajo.

Hundida en tu ser y al vuelo del ave bajar mi mano por todas tus partes y sentirte y adorarte y ya vencidos llegaremos con los labios de inquietud. Anochecidos

Si… Todo alrededor a ti en el abrazo estrecho de alma y mente me dirás, y otro si
llevará el eco del primero hasta el extremo siseo en cual te sentiré. Vida mía, fundido en tu sangre, saciado sobre tu seno

Llega, cielo mío montado en arcoíris subiendo por mi cuerpo, tocaremos el alma entre murmullos mecidos de amanecer, y suspiros entrecortados mencionaré palabras que sólo tu amor podrá entender, ¡lo sabes ya! ¡Sí, creo que sí…!

Y mientras el orgasmo atravesará lento nuestros escalofríos. En el último soplo
de tu boca me desvelarás un secreto… que ya sé.

© Silvia García Sandoval & Greg D.

¡Y De Locura Gritar!

Y encantadores son tus senos
qué como tramas de seducción
se encuentran entre los dedos
bailando flébiles armonías

Dejar la vida unos instantes
y con toda sutileza entre
huracanes implacables
besar tus labios hasta extasiarme

Y de locura gritar entre las mantas
perfumadas de sexo
frotándonos como si fuéramos
una partitura musical lleno de notas

En magistral sinfonía
tu piel adherida a la mía
alimentando este amor
místico, fantasioso, desmesurado

Y morirnos en un instante infinito
colmado de breves silencios
antes de respirarte en el éxtasis
bañada como un diluvio universal

Perfumado viento
arrastra tu aroma a verde pino
yo, ahogándome en ti entre
suspiros otoñales de este
idílico romance

Y consumirse de placeres
en los rincones de las conmociones
nunca desde ahora inexploradas
secándote con los dulces besos de amor

Un delicioso final tendremos
al encontrarnos el alba
cual brasas en nuestra hoguera pasional
aún temblando de dicha

Y llevarte lejos de nosotros
donde la tierra y el cielo
se equivocarán con el mar
de tus ojos en los míos

Los océanos envidiarán tus ojos
y en una ola de besos
en desenfrenada locura salpicar
gotas furtivas perladas de mar

© Silvia García Sandoval & Greg D.