CINCO COPAS DE CAVA y DOS COLLARES DE GEMAS SEMI PRECIOSAS

reto-fin-ano

CINCO COPAS DE CAVA y DOS COLLARES DE GEMAS SEMI PRECIOSAS
https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/originals/ab/3e/fb/ab3efbe00fc89a478793e31d1fbbda51.gif

Para un número mágico, le traigo al Nuevo Año un Regalo esencial, dos collares de gemas semi preciosas, para qué al brindar con su venida, esas cinco copas de cava cristalino, nos conceda siete deseos incalculables y la Felicidad, junto al Amor, la Amistad, la Salud, el Buen Porvenir, la Familia y tantísimas cosas más que le iremos pidiendo a medida que el día se vaya avanzando… Los dos collares de gemas semi preciosas, son para que nos protejan y nos den fuerza durante todo el año, las qué cada uno tenga a mano…

Las cintas doradas y plateadas, verdes, rojas o azules o el color que más guste, que no falten en un día tan sumamente especial. Y, si son nuevas, mucho mejor. En el día hay que estrenar varias cosas, entre ellas, todo lo que nos gustaría tener al lado y aún no lo hemos alcanzado. Tan solo el pensamiento nos bastaría para ir añadiendo miles de anhelos que nunca hayamos logrado y otros por renovar sus buenas rachas.

Con la Despedida que le vamos a dar a don “2016”, por qué, se vaya de una vez por todas y nos deje de hacer daño ya… Daremos un buen comienzo al Nuevo al qué llegará en algunas horas, minutos y segundos cargados de esa emoción que a veces nos parte el alma, al no tener a algunos seres queridos al lado, vamos a pensar en positivo y de esa forma, decirle al NUEVO, qué durante todo un mes, le esperamos con los Abrazos Abiertos y Tan Grandes, que no nos caben en el sentimiento…

Dejaremos todo lo que se portó mal en los meses atrás, once para más… sin nombrarles, será mucho mejor, y por si fuera poco, el último, ese diciembre, no ha sido todo lo bueno que pudiera haber sido, para ser el que se va, nos deja mal sabor de boca.

Hay que poner un cuenco o un cenicero de barro, y en él, todas esas cosas que nos hicieron daño, se anotan en papelillos, y al final cuando estén todos anotados, hay que quemarlos, para que no vuelvan a salir de nuevo… y después, se ha de tirar esas cenizas, donde haya agua corriente, dejar correr el agua hasta que desaparezcan… ¡Antes de que finalice el año, hay que hacer algo así, y si no… hacer la limpieza anual, con una sartén caliente y sal gorda, ir por cada habitación, y al final… tirar ese contenido en el lavabo, que fluya el agua, así todo el mal que haya dentro del hogar, se irá!

Ahora, con algún brillo en el semblante, y con los recuerdos aún vivos, deberíamos de poder empezar una Vida Nueva, sin casi mirar hacia atrás… a pesar de dejar corazones rotos y tristezas en las miradas, vamos a hacer cuentas nuevas, estiraremos todo lo que nos llegue bueno, y cogeremos ese 17-20, cómo algo de lo más excelente, sin sumarle ni restarle, pero sí… añadiéndole nuevos empeños a conocer y otros que nos lleguen de buenos sentidos, aportes de corazón y lo malo, que no se acerque para nada, y si lo hace, a la basura con todas las ganas, para que no vuelva de nuevo.

En primer lugar, que la Paz llegue a todos los pueblos del Mundo, sin distinguir ciudades grandes o menudas, la Salud sea dicharachera y se porte excelente, las Familias, en Armonía comiencen Nuevos Lazos de Alegrías y de Amor inmenso, qué el Trabajo llegue a todas las casas y no haya ni una que se encuentre deshabitada en ese sentido, qué el Amor llegue para todas las personas, que no haya ni una que se encuentre en soledad, que la Amistad siga sus lazos y cree otros mejores.

En segundo lugar, qué todo lo malo desaparezca y no quede ni un ochavo alrededor, así todos podremos estar en Paz y Armonía, contentos con nuestro entorno más inmediato.

Y, ya qué estamos iniciando una Nueva Existencia… vamos a darle la Bienvenida cómo se merece al Nuevo Enero 2017, para qué se sienta bien entre todos nosotros y nos traiga todo lo que el 16 nos negó.

BIenestar nos vienes a traer, en éste primer día de tú primera estancia
ENtre un inmenso manojo de estelas luminosas, ahí llegas ataviado de Ilusiones
VEstido con tus mejores galas, esas que hoy traes… serás el Rey por un año
NIdales no has de acercarnos, o pondremos remedios naturales para sacarlos
DOce meses a tus espaldas, con ellos te permitimos la entrada a nuestro mundo

NUestro es el placer, de conocerte, estrenarte y a la vez, vivirte
EVOlucionando tu propia medicina, la qué nos acercas y mejorada

AÑOranzas, parece… puedes revivir pero, mejor será no estropear los instantes

ENhebrando la nueva estancia entre nosotros, cuál bordado en bastidor realzar
enERO, mira que es difícil seguirte, pero, lo hacemos cada año que regresas

2osMiles aún te tenemos y por una eternidad, justo al lado estarás
1iez y 7ete, mágica bondad has de llegarte hasta nuestros hogares,
llenos de Amor, Paz y Alegría, ese conjunto
que necesitamos cada día y por siempre
ha de estar ahí mismo, los buenos deseos han de prevalecer
sin separarse nunca,
con la unión de todos y en completa Armonía…

Y, para que te portes bien, dos veces te nombro, así más cuidado tendrás…

7ete, año de Suerte y de Cambios
1no le acompañas y en diez te sientas
0ero, entre medias te quedas, viendo pasar los años
2os Miles, el primero siempre y el que acompaña, también

SÉ FELIZ y Haz Bondad, con eso y un Brindis “alzando las copas” por todos los que podrían estar y ya no andan por aquí, y dos sorbos grandes por los que se acercarán y dos más, antes de acabar, por todos los que sí caminarán a tú lado en éste recién comenzado 2osMil diez y siete y Un Bravo por la Nueva Vida, con todo cariño y ese Abrazo Grande, para tener la Felicidad al lado… Todos en Conjunto.

Prosa Poética y Acróstico n 55/2M16
© Mía Pemán

Querida Noche vieja

reto-fin-ano

Querida Noche vieja:

¡Qué trabajo estás dando en todas las casitas! En la mía, por ejemplo, andamos desalando el bacalao fresco, recién salido del mar, pues necesita unos tres días para desalarse. Desplumando a la gallina, para hacer sopa de carne de pollo, esa que siempre dice mi prima mayor que no quiere comer porque de pequeña ya comió un montón, y, que sospechosamente siempre está sosa cada año. En casa se reparten las tareas a la hora de cocinar, mi madre es la señora del guiso, una de mis tías hace unas salsas riquísimas ,y , la otra se encarga del dulce hecho con dulzor… Se pasan todo el día metidas entre fogones, pucheros… Total para que en unas dos horas se haya comido todo menos las sobras, que guardan en “taper guare” (que es como lo pronuncia mi madre) para que llevemos al trabajo. Pero así queda todo en orden, para que el día de hoy haya poquito trabajo.
Hace un par de horas que he salido de la estética, quiero estar espléndida esta noche. Voy camino a casa, tras la última charla del año con mis amigos más cercanos. Les veré de nuevo, el año que viene, suena lejos, pero es tras pasar… ¡esta misma noche!
Y, una vez en casa, ha comenzado esa “operación” delicada, que me ha tenido un buen rato para estar divina de la muerte. Horas delante de los espejos, recorriéndome todos los de cada rinconcito de mi casa, cualquiera diría que soy Blanca Nieves, de aquel cuentito de los siete enanitos. He aplicado crema aromática por todo los poros de mi cuerpo, he recorrido las planchas por mi cabello negro con ciertas canas, como 500 veces; he formado un árbol de navidad con la ropa que no era necesaria para la requerida ocasión. He rociado mi cuello, detrás de las orejas, escote y muñecas de la mano, con el perfume más caro del mercado. Ya lista, viene mi padre en mi busca, para juntarnos con el resto.
Nada más entrar por la puerta, todo el mundo nos recibe con un “ ¡oh! ¡Jesús! ¡qué elegante vienes! ”Al saludar mientras das esos dos besos, todos te halagan, y, me siento como una princesita, en un cuento de hadas. Excepto, en el momento en que llegando a tías y madre te hacen un escáner completísimo, de figura, ropa de gala, maquillaje, y, bla bla bla…, y, tu madre que se piensa que le has cogido sus medias… ¡No importa! porque más que para mi familia me he preparado para mí, y para ti, porque solo tú haces que sea mágica la noche. Nos reunimos contigo, ahora que te vas, ahora que ya eres viejita, ahora que es la última llama del año.

En esta noche, tan señalada, todo es un escenario de escándalo:
Entre risas, alegrías, tertulias…de esas charlas siempre hay alguna o varias que te sacan los trapos sucios, y, lo único que haces es respirar profundo, tragarte esas palabras, y disimular con todo el kilo de maquillaje las vergüenzas. Todos en armonía, gente levantándose de las mesas, patadas inconscientes al perro que está bajo la mesa, que suelta un estruendoso ladrido, niños que no paran quietos, los cuales dan de comer al perro que se pone las botas, la hermana que tose del tabaco, y no deja oír al resto que está hablando, la chimenea que de vez en cuando suelta chispa, la gente empieza a alborotarse, las uvas ya casi están aquí…
Me acabo de levantar de la mesa, y, ¡mierda! me he percatado de que se me ha manchado de salsa de caracoles uno de mis mejores vestidos. Dicen que trae buena suerte, ¿será verdad? Porque huele a típico consuelo…bueno, a confiar que ¡así sea! porque ya no tengo tiempo de usar el quitamanchas.
Voy a preparar las uvas, ya que estás a punto de irte, de que nos despidamos de ti, tristes pero a la vez muy contentos…
Te espero como cada año, porque para mí, eres la noche más especial, eres mágica y única, ya que apareces en cada rincón del mundo mundial, a la misma hora exacta, pero no al mismo tiempo que en los otros lugares. Doce segundos bastan para que pasee por mi mente una ráfaga de ideas pasadas, tanto buenas como malas, nos despedimos de ti con alegría, ilusión y emoción, y quizás, con algo de tristeza.
Entramos en un bucle de rituales, dando por hecho, que en la mayoría de hogares se desean lo mejor para el año próspero a base de algunos de ellos, como los típicos cánticos que se van heredando de generación en generación.
Con el tintineo al brindar una copa de champagne, o agua con su misterio, digo adiós , hasta el próximo año. Atentamente, una de entre todo el universo. ¡FELIZ AÑO NUEVO!

©María Garcia Garaiandia
Galdakao(bizkaia)
España

Como si tal Cosa

reto-fin-ano

Como si tal Cosa

Era fin de año entré a tu alcoba
no te apercibiste, ahí estabas tendida en la cama
desnuda con los pezones encrespados
como si tal cosa
tocándote la cosa,
no quise notaras mi presencia
comportándome como el ladrón que roba.

Esta visión tan sensual
me hizo comportar
como cualquier mortal,
me arrodillo como si tal cosa
deleitándome de la fragancia
que emanaba tu cosa.

Con mis dedos me apodero del pezón libre
apretando delicadamente
dándote mas placer
y al entreabrir de tus labios
poso los míos
sintiendo  la esencia tuya de toda inhibición libre.

El anturio amenaza romper mis pantalones,
lo notas y como si tal cosa
la mano tuya abandona tu cosa
y se apresura a liberar mi duro coso.

El medio muerto tallo del anturio
reservado para tu cumpleaños
se eleva lozano
te abres de piernas y adelantas tu regalo.
Y con furia arremete adentrándose en tu jardín
como si tal cosa
cautivado por tu cosa.

El reloj marca las doce en la posición de media noche están
nuestros cuerpos,
empiezan las campanadas
a cada “dan dan” un suspiro de placer
el cuerpo resiste la mente piensa, se resiste
¡Doce campanadas pronto acaban!

Ya no suenan las campanadas
en el aire queda atmósfera de sexo
y me dices .- Atrasamos el reloj,
¡No es necesario empezamos nuevo año!

En un amplexo infinito nos unimos consumiendo
otro acto que nos lleva hasta la cumbre del éxtasis
terminando en un orgasmo interminable.
Así ha sido como si tal cosa ,empezando el nuevo año
nos fue bien la cosa.

¡Pero tengo que ir pensando en otro regalo!

© Greg D.

¡FELIZ AÑO NUEVO, AMOR!

reto-fin-ano

¡FELIZ AÑO NUEVO, AMOR!

Finalizamos diciembre reencontrándonos y abrazándonos,
Envolviéndonos entre sábanas de amor, que fuimos
Llenando de pasión, ternura y algún que otro sollozo que,
Indiscreto, recordaba que en el año hubo también algún que otro
Zigzag titubeante y cargado de inseguridad por parte de ambos dos.

Aunque ni por asomo fueron capaces de emborronar todo lo que te
aÑoro, te amo, te deseo y hasta incluso te adulo,
Oteándote cada día desde esta dulce orilla del amor.

Nace un Nuevo Año, cargado de inmensa pasión,
Unida toda ella a un porvenir feliz para los dos. Por eso,
Entonemos nuestra canción y brindemos por cada segundo de esta
Vida, que entre los dos armaremos con inmenso amor día a día,
Obedeciendo el ritmo y proporción de nuestro único corazón.

Año Nuevo, vida nueva, pero siempre junto a ti,
Manteniendo pura nuestra renovada ilusión,
Oyendo nuestro corazón cada noche, mientras
Ronroneamos y nos amamos con la ilusión de nuestra lozanía y gallardía todavía intactas.

© J. Javier Terán

DESPEDIRME DE TI, RECIBIRLE A ÉL

reto-fin-ano

DESPEDIRME DE TI, RECIBIRLE A ÉL

Amigo que me has acompañado durante doce meses, trescientos sesenta y cinco días, donde estuvimos juntos pasando penas, lagrimas que derroche contigo por tantas injusticias cometidas por los que llamamos hermanos, porque así predispuso nuestro gran hermano Jesús.
Amigo que reímos cuando unas campanadas de daban entrada en el nuevo calendario, poco a poco te ibas consumiendo quizás por la agonía que veías en esta tierra que no era así y ahora es un desastre natural, mires por donde mires hay guerras, hay gente que mata tan solo por ser justiciero de su ideal, ideal de perturbados que se creen dueños de toda persona que se le acerque sin saber que cada cual es dueño de sí mismo, tan solo.
Amigo que nos trajiste heladas para tener buenas cosechas, distes pasó a la primavera donde florecen los campos y porque no también dicen que nos alteras la sangre y nos volvemos más enamoradizos, salíamos a pasear donde en los parques habían niños jugando con sus risas nos contagiaban a todos, muchos pensábamos como pasan los días y con ellos el año, cuantos proyectos me hice al comenzar y todavía no he conseguido ninguno. A mediados del calendario nos propusiste un verano caluroso y más largo de lo habitual pero lo soportamos con ayuda de refrescos granizados, paseos por la orilla del rio o sentados en la hierba de madrugada mientras mirábamos las estrellas quizás soñando con el ser querido o con intentar descifrar el futuro de la vida, hay amigo que poquito te queda y tendré que despedirte.
Llego el día de noche vieja, todo preparado en el salón como cada año, copas para todos con doce uvas, botellas de champan para brindar por el año nuevo, me vestí con mis mejores galas para sentirme querida por ti, para despedirte a lo grande amigo mío, que tanto disfrutamos juntos, sabiendo que tú te irías y yo me quedaría aquí con tu amigo el mas joven. Un momento antes de las doce de la noche, segundos de recordarte con cariño por todo lo bueno que me diste y perdonarte en algunas que cosas que me fallaste o quizás te falle yo.
En doce campanadas te voy despidiendo, una lagrima me recorre el rostro por tu partida, una sonrisa con la que acoger al año nuevo, volveré a decirte adiós, cuando nos felicitemos el año nuevo, será como volver con más ganas a proponerme hacer realidad mis metas que contigo no hice.

Adiós Año Viejo, bienvenido Año Nuevo
FELIZ AÑO NUEVO 2017           

 

©Manoli Martin Ruiz

RECIBIR EL AÑO NUEVO

reto-fin-ano

RECIBIR EL AÑO NUEVO


Noche mágica, llena de amor
campanas al son de mis pasos
hacia ti voy amor a felicitarte.

En los flancos de la luna
caliente la noche nace
surgiendo sobre nuestra desnudez
sorpresas en el abrazo

Vestida con mí vestido de tul rojo,
cual deja entrever mi flor ardiente,
medias negras de rejilla con ligas,
acércate para divisar lo que esconden.

Oh.. como es dulce el néctar
sobre tus labios
bebo amor de tu boca
mientras las estrellas ojean

Doce campanadas para celebrar la entrada de año,
uvas que tomamos adivinando el final,
besos apasionados las siguen,
encendiéndonos por primera vez en este año.

Complicidad de los amantes
caliente nace la noche
deseosa y alegre nos espía
por la ventana de nuestros deseos

Tu chaqueta cae al suelo, tu camisa desabotonada,
araño tu espalda mientras me dejo querer,
añorando tus caricias, juego con tu boca
sedienta de placer, arderemos otra vez.

Nuestra intimidad velada
de arcanos custodiada
que alaban a la fiesta de los sentidos
he aquí, son astros en fuego

Mi cuerpo tiempla al sentirte excitado,
me arrodillo el pantalón cae, acaricio tu cima,
tu reflujo esta por inundarme, mi rocío lo notaras.

Sobre nuestras espaldas arqueadas
sobre nuestros vientres tibios y acogedores
entre nuestros muslos enlazados
entre los dedos cruzados
hirviendo vive la noche

Desnúdame necesito, sentirte dentro de mí,
volver a florecer mi cuerpo con tus manos,
arquear mi espalda para sentir tu explosión
conjuntamente mi aroma se extenderá por ti.

Mis manos se deslizan sobre tu cuerpo
que como reptil se ondea desnudando tu esfinge de diosa
mi cuerpo se acopla a tus curvas y ensenadas
en tu antro de placer exploto, explotas y con tu aroma me rocías.

Tendidos entre ropas revueltas, sudorosos,
los aromas de nuestro amor, revolotean,
besos con champan para recibir,
nuestro primer encuentro del año.

Extenuados sobre un lecho donde
se ha consumido amor y pasión
nuestros labios se unen
bebemos el elixir de los dioses
y festejamos, ¡Hemos iniciado el año!

Te visto, me vistes, los dos enrojecidos
alocados de placer, perfumados de nosotros,
bajamos al salón donde nos esperan,
los invitados que no sabrán que nuestros
cuerpos tuvieron una invitación muy pasional.

El placer es inmenso al sentir el contacto cuando me vistes
que la noche se detiene deleitándome
con el aroma que emanas,
déjate ir olvida los invitados
celebremos de nuevo con pasión
en esta noche un nuevo acto
un nuevo año.

© Manoli Martin Ruiz & Greg D.

CASCABELES EN LA NOCHE VIEJA

reto-fin-ano

CASCABELES EN LA NOCHE VIEJA

Los duendes andan danzando con sus trajes de colores, y entre sus botones, cascabeles sonoros llevan.

Acebos en los capirotes de sus cabezas, lazos con sus nombres, por si se pierden y alguien los encuentre, podrá devolverles a su árbol o a su hongo, y sin problema alguno guarecerse en las noches heladas del invierno.

Cascabel, lleva las medias rojas y verdes, a rayas
puntiagudos sus botines altos
que albergan unos calcetines blancos,
una casaca roja y larga, para el frío extremo
Abotonadura de nácar en su camisa verde
el cuello blanco, para desentonar algo
bufanda, azul y verde que al conjunto le chifla
Salen a escondidas, para hacer correrías y divertirse
en sus paseos nocturnos,
dicen ser amables
con las gentes que se encuentran
en su caminar danzarín,
Crótalos en las manos, entre el índice y el pulgar
se entrechocan entre sí, para dar mejor sonido
ligándose los platillos con su cantar avispado
Amarantos que le llegan hasta las solapas,
y entre ellas alistadas van los cascabeles
tintineando sin parar, su música predilecta
al son de su violín,
el qué lleva entre el apoyo del hombro izquierdo
sostenido con su mano izquierda y marcando las notas
de ese mástil, y el arco ágil,
recién sensible a las ceras que moldean las cuerdas
Bañando de sonidos, el ambiente más cercano
acogiendo al gentío que se amontona,
para ver quiénes son los más alegres cantarines
mientras unos silbando tararean y entretienen
sin pararse a ver de cerca… qué,
cEjas tienen y ni tan siquiera se sabía de su existir, es el violín qué calladito lo tenía, en mutis se le quedaron las palabras, y sonrojado se le veía echando a volar su maravilloso silbar al rascar a lo fino y delicado, sus sedosas cintas cordiles…
Librándose a medias, se retroceden
unos pasos y al galope sáltanse medio escalón
qué a la corrida van, sin dar mucho a entrever
Están viendo cómo sus amadas duendecillas,
llegan con los cestos repletos
galletas y dulces por doquier, traen
Salerosas y divertidas, ellas
que no llegan solas, para nada
bien acompañadas con el ingenio ladino,
entrelazándose unos regalillos preciosos
a sus manos asoman, vistosos envueltos, llevan
más, sin hacerse tarde… se van yendo
casi a la media vuelta, se dan
con las manos en la boca…
lanzando van, sus besos derechitos
acicalados se pegan, sabiondos… a cada parejilla duencillos

ENtrenándose para el gran final, dando todo lo que en sí tienen, de jaraneros finos, lograrán sacar la mejor sonrisa a los presentes que a su alrededor se vayan acercando, para darles su mejor premio…

LAtiendo sus corazones risueños, alegrías repartirán a raudales, sin dejarse ni un ápice quieto, descifrarán sentimientos cómo si fuesen los Magos del último amanecer, de la sencillez exacta a la más amplia exaltación de sus bondades y parabienes, que serán su mejor y mayor presentación, para saber dar ese adiós importante, qué quepa en todos los corazones del mundo, de niños, jóvenes y mayores, disfrutando de sus gracias, con la majestuosidad de esas manos ingeniosas que tienen, mostrando lo que saben hacer en todo momento, con las delicadas melodías que en esos días deleitarán a todos los presentes que se les acerquen… tocando dos violines, cascabeles, dos crótalos, un saxofón alto, un clarinete, dos oboes, un fagot, un fliscornio, dos panderetas, una hueca y la otra normal, una de sonajas, una cabasa y un güiro, más armonioso conjunto no podrían llegar a ser todos ellos, los traviesos danzarines que la última noche quieren repartir ese arte que siempre saben llegar consigo, entre los lugareños y haciendo llegar sus sonares hasta donde los ánimos de los presentes les dejen llevar ritmos de sus andares por el mundo Universal…

Nociones de melancolía nos ha ido dejando cómo si se tratase de un trasto viejo, en vez de ser una buena ventura, nos ha dado zancadas de tremendo aprendizaje, al igual que si le hubiesen partido por la mitad su dura cabezota de trescientos sesenta y cinco días, encarado se ha visto y mareado se ha paseado entre nosotros, dando capirotazos sin ton ni son, a diestro y siniestro…
Ojerizos traía ya de por sí,
y se desató de lo lindo
por nada y por todo a la vez,
luego quiso dejar claro que no era él mismo
y ha querido ser más recatado, pero…
se mordió la lengua, y ni para tomar las últimas sopas de ajo
Cenando la última noche del año, que se va y jamás regresará éste que se está yendo horas, minutos, segundos e instantes…
Hace acopio de todo lo que ha ido trayendo,
para llevárselo para siempre…
Estrechando sus modales, se desmigó como si fuese un pedrusco de pan rancio, así lo hemos podido apreciar, por su sabor agridulce, que el amargor cogió el hollín de las tempestades y lo mezcló con serrín, sin añadirle adobe ni paja para un mejor guiso en las cazuelas de los hornos campestres…

Vieras gallegas, con zanahorias y crema de leche
algo rico y en condiciones,
reza la receta… que con unas cuantas verduras
algo de aceite virgen de oliva,
el jamón ibérico… algunos cachelos
calabaza, zanahorias, puerro y cebolleta
si le ponemos 2 vieras por personas,
ya vamos bien listos
y si a todo ello, le añadimos la pimienta negra molida,
la sal… el caldo de marisco el perejil
un poco de cebollino, la juliana doble del jengibre
más fácil se hará todo en la cocina,
Incluso días antes se puede ir cogiendo todos los ingredientes dejarlos preparados, para no llegarse con las prisas desmedidas y así, casi al momento mejor saldrán lo cocinado a cada comensal o invitado que irá llegando en los momentos últimos y se podrá decir, que el sentido común, supo funcionar
En primer lugar, se hace la crema de calabaza y zanahorias,
luego se sirve en una taza de consomé
como si de un cuenco viniese, recién calentilla
y las vieras son el toque esencial y primordial,
qué si no salen a cuenta… unas navajas o mejillones
estarán a las mil maravillas, por igual sientan de perlas
Jaleillo a la mesa, todos a una se arrimarán
para ir escuchando la música jolgoriosa,
que desde la calle se irá asomando
Afinándose los últimos momentos requeridos, se va terminando ya el 2osmil dieciséis, le quedarán tranquillos que ir resolviendo o se irá tan deprisa, que ni nos daremos cuenta de su ajetreada marcha, para en minutos asegundados, que de lleno harán su entrada al entusiasmado siguiente Año Nuevo, ese qué deseamos con todas las ansías posibles, que llegue sin mucho ruido y con mucho garbo, y sepa portarse mejor que los anteriores… por eso mismo, Muy Feliz Noche Vieja, entre Cascabeles y Duendes, iremos dándole a todos los que conocemos y a los que no, también… las buenas Fiestas Felices y al último sábado del año Viejo, un coscorrón bien gordo, por malo y descabellado…

© Mía Pemán – Palencia – España