Verano

Días largos de un sol que no se esconde
Noches cortas de ventanas abiertas,
Festival de sombrillas en terrazas
Vacaciones convertidas en fiestas.
Junio en grados metido… su comienzo.
Un septiembre ya fresco sus finales,
Y entre ellos… líquido en caudales
Que hidratan cuerpos, desde sus gargantas.
Inauguran piscinas municipales
Dietas… para lucir cuerpo, anticipadas.
Una extensión de colores en toallas,
Playas enormes y personas apiñadas.
¡Bendito sol! que quitas nuestros males.
Un verano de viajes, sangría, tumbonas,
Lagos, pantanos… de calitas en playas.
De un salitre pegado en las toallas
Dorado en piel que tez blanca… abandonas.
Abanicos agitados en calle, estando sudorosos.
De un sol que aprieta y se vuelve espantoso
Alerta roja en noticias y el sol… quema.
Aire acondicionado a todo trapo
Cuerpos revelados con poca ropa,
Gazpachos… tomados como sopa.
Paseos de kilómetros con los que me empapo
Un verano divertido viento en popa.
Resecando en sus tres meses los pantanos,
Haciendo áridos cultivos en sus campos,
El verano es un sol que en mundo quema.
Trabajando en calle la condena
Las vacaciones… esperadas por tantos.
En septiembre el clima pega un giro
Que saca del armario las chaquetas,
Los días disminuyen mientras miro,
Los pies de las personas sin chancletas.
Convirtiendo su adiós en un suspiro
Verano de placeres que nos deleitas,
Con plato de cuchara despediros
Despidiendo al verano y sus facetas.

AUTOR: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO

Las manos

Extremidades del cuerpo,
Finales del antebrazo.
Con un tacto que yo palpo,
Con lápiz… con ellas trazo.
Joyero de bailarina
Que al moverla es girada,
Para hacer nuestra rutina
Con manos, atareadas.
Una muñeca que rota.
Falanges que están en pieles
Agarrando una pelota,
Caricias para que anheles.
Cerrada, ella se agarrota
Convirtiéndose en un puño,
Ganando ante la derrota
Copa alzada que yo empuño.
Cinco dedos cada mano,
Final de brazos sostiene.
Melodía de un piano
Que con dedos entretienen.
Un pulgar mirando al cielo
Se convierte en positivo.
Un índice te señala
Haciéndose el agresivo.
Corazón su dedo medio
Que grosero se comporta.
Terco arriba sin remedio
Genio haciéndolo se aporta,
Con gestos es comprendido.
Anular su cuarto dedo
Con alianza adornado
Sintiéndote así casado.
Libre, sin el decorado.
Meñique, es el pequeño
Que no es menos importante.
De manos somos sus dueños
Tacto de pieles, sus guantes.
Las manos son un pellizco
Plantándote en la realidad.
Con uñas se hace mordisco,
Arañando faz con crueldad.
Juegos de manos villanos
Manos jugando… deseos.
El idioma de los sordos
Con manos, se hace en gestos.
Un tacto en piel que es rugoso
Una caricia de seda
El sentir de lo poroso,
Y la hoja afilada…
Que corta piel en las yemas.
En nervios manos sudadas,
Tensión, manos temblorosas
Amor de manos unidas
Manos que son recogidas;
En la entrega de unas rosas.
Manos como mantequilla
Papiroflexia entre manos.
Furor en manos, guindilla
El despliegue… de los planos.
Un asunto que entre manos
Se hace interminable.
Grietas en manos de ancianos
Un adiós en mano amable,
La expresión de los humanos
Siendo ya inevitable,
Crear nada… sin las manos.

AUTOR: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO,

Rosas

Qué bonitas son las rosas
Amarillas, blancas, rojas,
Volteadas, cimbreadas…
Alegres, con sonido de guitarras.
De un espino recubierto en rosas
De un vergel  de arcoíris y pétalos
Novio que en esmoquin en solapa posa
Para la amada… rosa son regalos.
Un oasis que se hace en rosaledas
La belleza de jardines conocidos
El erotismo de rosas con sedas
Rosetones estando crecidos.
Que bonitas son las rosas
Amarillas, blanca, roja…
Volteadas, cimbreadas…
Alegres, con sonidos de guitarras.
Ramillete en rosa
Rosa en ramo de una novia
Entre pieles tu fogosa
De una belleza… que es obvia.

AUTOR: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO

El tren

Una serie de vagones encarrilados
Por una locomotora arrastrados,
De corta y larga distancia.
Dando servicio, acoplados
Para acercar nuestra estancia,
Estando… en la lejanía.
Miro en ventanilla la melancolía
Subido a un tren, con maleta de sueños,
Mientras que en túnel, el tren se engullía.
Escucho a una mujer en sus aledaños
Que con ilusiones, ella también partía.
El tren de la vida sobre sus carriles
Última parada cuando el latir se pare,
Dejando un suspiro cuando exhales
Un aliento que en alma alzaré.
Varias las veces que el tren ha pasado
Con diversas oportunidades en tu vida.
Tu indecisión de efecto pausado
Te dejó apreciarlo en su partida,
Y estancarte por él en tu pasado.
Súbete al tren de la existencia
Para averiguar lo que desconoces.
Desátate de la prudencia
Conseguirás  lo que en mente esboces.
Mostrándote la vida, su verdadera esencia.
Muchos emprenderán el mismo viaje
Serás en muchos pasajero, compañero.
De una estación… de un viaje completo,
Pues eres quien en su trayecto elije
Billete de subida y lugar de apeadero.

AUTORA: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO

El sendero

Senderismo un regalo para los ojos,
Que un camino de oxigeno visten de verdes
Incluso ante lo mustio y los matojos
La paz que necesitas, donde te pierdes.
El aire que se mece entre las hojas;
De un camino de arboles, que acarician nubes.
El rocío en tobillos, con los que te mojas
Y sigues embriagado mientras que subes.
Deleitado con su sonido de fondo,
Pájaros que cantan su sinfonía.
Sigues subiendo hacia lo más hondo,
Para irte muy lejos de la monotonía.
Un alto en tu camino denota el cansancio,
Aposentas tu cuerpo sobre unas piedras
Encuentran el encanto hasta las hiedras,
Estar allí parado… no tiene precio.
Un abanico de flores, cruza tu mirada
Rojas, lilas, rosas, de azul azabache.
Acostumbrado a la ciudad gris y apagada,
Un álbum en tu retina, para cuando te marches.
Agarras un suspiro del pensamiento
Alzándote de nuevo para tu andada.
Estar ahí metido aflora el sentimiento,
Percibiendo una sincronía abundada.
Enlazas con tus piernas cada paso
Coordinas con tus brazos tu pisada.
Kilómetros ya son tu caminada
No llegar, es más bien un fracaso.
Tu objetivo estar en punto alto
Viendo amplia belleza con su ocaso.
Arriba mi silencio se hace culto
De lo medio vacío llenar el vaso
Al ver esto no hacerlo… sería insulto.

AUTORA: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO

Madre

Madre horno de un mundo pintado por vosotras

Arrullo de un vientre que genera la vida,

Estremece sus carnes generando salida

A esa nueva vida llamada hijo, alimentas sus bocas.

Mujer que decidiste ser madre

Para llenar de satisfacciones tus amaneceres.

Dando hasta tu último aliento hasta que partieres

Un cambio… que llenaste de alegrías

Una razón en la existencia de tus días,

Pues cuidas con amor esos pequeños seres

Siendo la enfermera para sus heridas.

Madre eres la manta que arropa,

La costurera que cuida de su ropa,

La cocinera que prepara su sopa,

La protectora que cuida de la estopa.

Eres madre por lactancia de tus senos

La tierra fértil que semilla creciste-.

Como madre esa flor protegiste

Pues te dará el gozar de momentos buenos.

El regalo por hijo obtuviste

Sus risas y alegrías son tu meta.

Habrá dificultades de cometa

Que algún día vuela por vientos bravíos

Pero por madre siempre fuerte conseguiste

Ser su abecedario hasta su zeta.

Gracias por la vida, por tu esfuerzo

Gracias por ampliar con vida ese lienzo

Que pinta de colores este mundo,

Gracias madre por ser núcleo fecundo

Preciosa flor que crece de ese brezo.

AUTOR: SILVIA SALAFRANCA SILVERIO.

Terremoto

Una tierra sacudida

Una zona temblorosa,

Corteza que es estremecida

Naturaleza rabiosa,

Seísmo y su acometida.

Por una escala se mide

El terror en desperfectos.

Hasta los caminos rectos

Resquebrajan donde incide

Placas chocadas y efectos.

Edificios derrumbados

Con ilusiones perdidas

Y el dolor por tantas vidas

Con tantos sueños robados,

Con atroces despedidas.

Humanidad que rastrea

Bajo cimientos vencidos.

Mientras que es cruel una apnea

Que entierra los cuerpos vivos.

Somos nada en esta tierra

En manos de escala Richter.

Suplicas que nos aferren

A que las vigas no entierren

Lo que tierra con carácter

A vivos y muertos lacren,

Mientras en penas… se hieren.

Desde aquí daré mi aliento

Por ese brutal tormento

Ánimos de corazón,

Que estremecen de emoción

Por ese acontecimiento

De una tierra en movimiento,

Dejando… desesperación.

Todos mis ánimos, energías, y fuerza para Ecuador.

Autor: Silvia Salafranca Silverio.