La Noche De Los Sentidos Humanos: Dueto, por Araceli García Martín & Greg D.

La Noche De Los Sentidos Humanos:

Dulce merecedora de mis deseos
inmolo tu vulva sobre
un altar de crisantemos.

Anocheciste vigoroso,
abrazado a mi cuerpo,
casi a oscuras,
tus manos…me auscultan..
con la ternura de siempre.

Y cuando estalle el fuego
en mi mente,
tú yacerás en la oscura alcoba,
tan levemente
encarcelada por el suculento
juego de los cinco sentidos
en tu dulce y mental éxtasis.

La misma que agonizaba
convirtiéndose a la postre
Leña y fuego, crujiente
Complacencia de las mentes
Llegando a la dulce muerte
en un suspiro.

Y cuando te despertarás,
así cándida pero letal,
con afluencia saborearás
el dulce néctar mortal
de cual celosamente en el corazón
custodiarás el veneno del recuerdo.

© Araceli García Martín & Greg D.

Caricias de poeta.

Te acariciaré con la delicadeza de los poetas
hurgando versos de amor sobre tu piel desnuda
mientras siento latir el corazón de las estrellas
y la luz de la luna me enseña tus secretos.

Te sentiré llegar cuando la luna sea una ola de mar
le pediré estar ciega para poder oírte por la piel.
para explorar tu mirada con mis dedos,
y caminar en tu noche como grácil gacela

Te acariciaré cuando es tardío el día
y las débiles sombras conceden reposo
a las cansadas pupilas que se revisten de sueño
la pasión que te hace, del alma mía, tuyo.

Te dejaré caer mis cabellos inclinando
la cabeza hacia el espacio
donde el yunque de tus palabras
se fundan con mi labios.

Te acariciaré aflorando tus pensamientos
en su desconocido oscilar
robando y escondiendo todos los deseos
que no tengan sólo conmigo tu altar.

Te dejaré indagar en mis sentimientos
y tu susurro de dulzor húmedo se calará
dejando tallar efigie de diosas salvajes
en la ranura de mi vientre.

Te acariciaré reteniendo entre los dedos
deseosos afanes que sean notas de plata
de tu piel hasta el firmamento
pellizcada en las cuerdas de tu voz adormecida.

Te dejaré buscar besos entre mi nuca
con brazo diestro perfilar figuras
entre mis piernas
que irradies deseos por el canal de la conciencia..

Suave me posaré encima de ti como alba sobre el mar
en un sólo aliento sublime encanto respirar
y en este beso de amor tanto deseado
el alma mía en la tuya en eterno tendré legado.

Con locura de una imaginación desbordada.
Gesto ligero de fricción de amor sin pausas
comulgamos en un sólo beso carnal
que nos hace sentir el corazón en el alma.

© Araceli García Martín & Greg D.

Leerse en el placer

No temas
Leerse en el placer…

Las vías del placer
como onda del mar
se ve nacer
no la fin del transmutar

Si dime tú que lees tanto
que buscas que vives.
siempre mis anhelos,
¿porqué mi cuerpo arde
cada vez que te veo?

Imprevisible se siente el proceder
recorrido de la respiración tangible
sin fin este proceder
este toque de labios leve

Descubrir quiero la dicha
en la clave oculta del deseo
reconocer en tu ser la raíz misma
que abarca conmigo el universo

Avanza lentamente
escalofríos en temblor
humores bañan indecentemente
libido afán del ardor

Avanzo con la fuerza del agua
que me deje endulzar
la humedad de tu piel
ensanchando mi alma

Vista interdicha
acentúa instintos sensoriales
exila de la vía recta
implica emociones fatales

Con el fanal que alumbras en mi vida
brillaras en las horas que te abrigan
tus gemidos despertaran mis te quiero
en las noches olvidadas de febrero

Perfume de fémina en el ser
fragancia en la esencia
descubrirse femenina sin reprimirse
tener consciencia de la falta

Tu ternura por mi cuerpo
en besos se desliza
doy crédito a tanta holgura,
por tanto calor contenido

Placer de los sentidos
anhelando perderse
complicidad de consensos
entre sensaciones leerse

Agrandar conocimientos
amándonos en las diferencias,
respetándonos en todo momento
compartiendo nuestros versos apasionados.

© Araceli García Martín & Greg D.

Es en la espera

Es en la espera, en esta espera
entre respiros que queman
aire denso de llamas
y funden labios túrgidos
a bordes de piel ardidos

¡No desesperes mi amor!
entre suspiros y alientos
besos de miel sin fundir
tocaste mi corazón
y lo pusiste a latir

Es en esta espera
en los cuerpos en sollozo
dueto de frenética danza
y los sentidos de voluntad esparcidos

Espero entre ritmos
de castañuelas y guitarras
gimiendo de gozo
por el que desnudo
y deseoso
mi cuerpo baila
.
Es en la espera
de ti
que me resbalo dentro
no solo calor vivo entre los muslos
si no fuego sagrado
llama que se vivifica al donarse

¡No, no desespero mi Amor!
que tu piel de manantial
las llamas de mi vientre
podrán apagar.

Es en la espera
de este semen que colma
y da plenitud
se vuelve creador
disuelve los limites
dilata el corazón

¡Calma Amor!
Es tan placentero sentir
uno a uno los latidos
de tu corazón
¡Desbordarme contigo!
notar la presión
en mis entrañas
donde cabalga
un caballo de pura raza.

Es en la espera
de gozar de ti
que cada instante se hace
irrepetible.

¡Ya… Amor si!
Es maravilloso sentir
una vez más
pasión que nos queme
que nos abrace
y que nos haga bailar.

© Araceli García Martín  &  Greg D.

Me gusta como besas

Me gusta la calidez de tus besos,
y el sabor que hay en ellos,
tu suave lentitud al besar,
no pares de besarme, no,
ni cuando notes que,
que mi corazón se desborda.

No podría parar de besar tu boca
que devora mi alma y la ensalza
tu y yo viviendo atados piel a piel.

Quiero sentir tu cuerpo,
ver tus ojos, y sentirme fugaz,
tus besos son mi aire.

Entre beso y beso
susurro con delicadeza
tu nombre donde cielo
y tierra se funden.

Besame no te detengas,
así notaras como mi cuerpo,
reacciona con tus besos,
mis manos te buscan,
mis labios no se quieren separar de ti..

Te beso, me besas
Cegada estoy
entre cálidas sábanas
de pétalos, de lunas y rosas.

Besame dulcemente,
mientras yo me reparto en ellos y,
siento el aroma de tu piel en mi boca.

Beso a beso
escalonando mis besos
por el muro de tu espalda
las hormigas inquietas
en mis dedos no paran.
.
Me estas matando con tus besos,
bonita forma de morir,
huelo tu perfume de mujer y,
me emborracho con tu esencia.

Me besas, te beso sin derroche
corazón que bate alas en mi pecho
noche, que se cree abrigo de los cuerpos.

Deja llenar de aliento al pensamiento…

Pero sigue, sigue, besame, no te detengas,
elévame a lo mas alto de esta pasión,
sigue, no dejes de hacerlo y llevame al templo
del amor.

Besame… lentamente… dulcemente… no pares de hacerlo

© Araceli García Martín & Greg D.