En este cristal entre el cielo y el agua
Se asoman los colores del arco iris
La imagen perfecta de la naturaleza
Entre flores y cantares de ranas y grillos.

Cristal de fino reflejo, ahondando aún más adentro
De tu corazón, tu amor, dolor y tiempo
Cortante como pensamientos heridos
Por alguna ráfaga del tiempo olvidado.

Cicatrices que la vida esconde
Al margen de un nuevo día, quizás igual…o diferente
Reflejo de amores, pasiones, cristal roto
Como rota hoja arrancada por el viento.

Agua clara, helada en el invierno
Tócala suavemente y se desquebraja
Se rompe como cristal, se clava
Ahí donde tú sabes que tienes la llaga.

Margaritas, amapolas, rosas deshojadas
Mece el viento las verdes praderas
Entonan los grillos un canto al sol
las ranas hacen el coro, como si fueran un corazón, o mil…

Frágil cristal es una lágrima
Que rueda con misterio en las mejillas
Y se rompe y nace otra y otra y otra…
Así como si el mar fuera infinito.

También el amor se refleja en el cristal de una mirada
Nítida, trasparente, enamorada
Y siembra campos de trigo dorado
En cada uno de sus latidos de amor.

Conjunción de cristales cortantes, emocionantes, delirantes y bellos
Aun cuando duelen algunos de los sueños
Aun cuando la cicatriz se queda en el alma
Para recordarte, que sigues caminando.

Por algún mar o cielo…
O por los pasos que se dan en el barro
Hasta convertirse en tierra el camino
En alegrías la flor de tus labios.

© María Luisa Blanco