No quiero

No quiero seguir a tu lado

Pensando que vas a cambiar

No quiero fingir que te quiero

Cuando realmente te odio

No quiero sonreír al mundo

Si tengo el corazón dolido

No quiero más insultos

Ni más perdones

No quiero ser tu esclava

Porque no eres mi dueño

Ya no quiero estar  contigo….

© Marga Rullan Cañellas

NOCHE MAGICA

Era una tarde de invierno, fría, de esas que invitan a estar en casa con la chimenea encendida y un libro entre las manos. Sin embargo a pesar de la baja temperatura una muchacha  deambulaba  por  el muelle .De  pronto vio un banco y se sentó en ella noche era oscura y apenas se divisaban los barcos atracados, solo una luz de una pequeña farola dejaba divisar el horizonte. Se sentía triste y no dejaba de pensar cuál sería el motivo por el cual la persona que más quería había desaparecido de su vida. Le echaba tanto de menos que no sabía qué hacer con su vida él había sido su amigo, su amante, su confidente. Sin darse cuenta una lágrima empezó a caer por su mejilla, al mismo tiempo que caía una gota de lluvia sobre su cabeza. Tan absorta estaba que ni se dio cuenta que tras la gota empezaron a caer mas y mas hasta que quedo empapada. No le importaba, su vida ya no tenía sentido y pensaba que si se tiraba al mar nadie la echaría de menos. Su corazón estaba roto en mil pedazos y no tenía ni el valor ni las ganas de reconstruirlo. Así  pasaron muchas horas y ella seguía inmóvil en ese banco, de pronto se sobresalto al notar una mano en su hombro. Era un mendigo que pasaba por ahí y la vio, le pregunto si le pasaba algo, ella le miro y dudo pero bajo esas viejas ropas algo le dijo que era  una buena persona, así que le invito a sentarse. Empezaron a hablar y él le pregunto por sus lagrimas, no entendía como una mujer tan hermosa podía estar así de triste. La muchacha le conto que la persona que más quería, con la que había forjado un futuro se había ido de su lado…Que ya no habría besos ni caricias ni nadie con quien hablar .El hombre  le escuchaba con atención y cuando termino le seco las lagrimas y le dijo. Ese hombre no te merecía pero hay otros ahí que están esperando a una mujer como tú, así que ahora te acompaño a tu casa y mañana seguro que ves las cosas de distinta manera. Ella se levanto y se dejo llevar  y le dio las gracias por todo y como muestra de su afecto le invito a quedarse en su casa porque un corazón así no podía dormir en la calle.

© Marga Rullan Cañellas

Una Noche Cualquiera

Una noche cualquiera, de un día cualquiera en una habitación dos cuerpos desnudos frente a frente.

Amándose en la penumbra donde la luz sonríe al tremar de las hojas y la espera, es un susurro de pasos deseables.

Se deslizan entre las sabanas jurándose amor eterno, juntando sus labios y saboreando la miel de sus besos.

Viviéndose ardiendo para que cada noche conozcan la incandescencia de vertiginosos amplexos.

Deseos irrefrenables que hacen vibrar sus cuerpos una y otra vez .Un beso, una caricia, un te quiero y son dos en uno.

Dos en uno pidiendo manos que acaricien salvajemente, y saliva de miel que lave su piel.

Amanece y siguen abrazados mirándose a los ojos, pensando que tienen que volver a su realidad.

Abrazados respirando entre vientos del mar en la bahía de sombras que aromatiza de sales ardientes temblarán junto a las estrellas en una almohada de arena caliente.

Buscando el placer que se consume hasta desaparecer en el abismo fatal que los devora.

Indiferentes corazones que mueren de amor, bebiéndose el color de sus ojos y dándose así mismos, cambiando hasta el color del mundo en una noche cualquiera.

© Marga Rullan Cañellas & Greg D.

Decepción

¿Donde estás amor?
No te veo, no te siento
Sólo oscuridad y soledad
Llegaste  a mi vida
Como un torbellino
Lleno de alegría, risas
Caricias y besos
Mi corazón empezó a latir
Y a sentir, a ilusionarse
Mis días y noches
Ya no eran igual
Ahora tenía motivos
Para ser feliz
Pero un día decidiste
Que eso no era posible
Que este amor que yo sentía
No era el mismo que tú
Y desapareciste de mi vida
Dejándome otra vez
Sola y decepcionada
Pero con el corazón lleno de amor
Amor hacia ti

© Marga Rullan Cañellas

Volver a Empezar

Fotoguarida

Ella esperaba impaciente a que su amado llegara, le esperaba intranquila llena de deseos incontrolables por besar su boca, acariciar su cuerpo y sentirse deseada. Se había puesto hermosa, provocativa para gustarle .Soñaba con entrelazar sus manos, acariciar su cuerpo desnudo y decirle cuanto le amaba, pero las horas pasaban y el nunca llego. Decidió irse para siempre sin decirle nada, sin una explicación, sin un adiós. Ella rota de dolor seguía esperando un día tras otro intentando superar ese vacío que el dejo, se preguntaba que había hecho para que él se comportara así hasta que un día oyó una voz que le decía. Tú no has hecho nada solo amar a una persona que no ha sabido corresponderte , alguien que tuvo una joya y no ha sabido conservarla así que olvídale no te merece , vive , sueña , ríe y veras que pronto descubrirás que existen personas que querrán estar a tu lado y volverás a amar

© Marga Rullan Cañellas

La Primera Vez

amor+enamorados+pareja_en_la_cama[1]

Era una noche mágica, especial, de esas donde las estrellas brillan y el cielo es de un azul como el mar. Habían anhelado tanto ese día que no cabían de gozo. Todo estaba preparado para que fuera un día inolvidable, unas velas, una música relajada, unas copas y dos cuerpos deseándose. El la miro y ella se sonrojo estaba nerviosa y a la vez se sentía la mujer más feliz del mundo, se acerco y la cogió por la cintura, ella se estremeció y el con ternura la abrazo susurrándole al oído un Te quiero. Sus manos bajaron lentamente por su espalda acariciándola ,le bajo la cremallera y el vestido cayo a sus pies ,ella temblaba y le miraba tímidamente pero a la vez con pasión ,se abrazo a él como si no quisiera separarse jamás, empezaron a desnudarse y a besarse fundiendo sus dos cuerpos ,eran como un volcán a punto de estallar se besaban, se acariciaban cada centímetro de su piel y se prometían amor eterno , envueltos en sabanas de seda ,jugaban y reían hasta quedar exhaustos y abrazados se quedaron dormidos.

©Marga Rullan Cañellas

A solas en mi habitacion

13318403_10208379715444582_199418633_n

Te recuerdo cada noche
entre las sábanas blancas
Dos cuerpos se fundían
en uno sólo.
Caricias y besos deslizándose,
manos traviesas y juguetonas,
surcando cada centímetro
de piel.
Susurrando un te amo
Locura descabellada
Y pasión desenfrenada
Solos tú y yo…

© Marga Rullan Cañellas