Atormentadas están las Palabras

Las palabras atormentan Instantes principales.
No les dejan irse, son imprescindibles, No reales.
Esperan ser escuchadas y no zanjadas. Por eso, se marchan al exterior.
Huyen con la rapidez del viento, por no estar a gusto.

© Mia Pemán