MÚSICA PERSA

Al son de las violas con cuerdas frotadas,
De flautas de caña y de instrumentos de percusión,
Tu melodía con influencia de músicas persas
Me proyecta en un mundo de fascinación.

Me revelas tu carácter místico y contemplativo,
Y me llevas suavemente hacia la meditación
Con tu sonido único, delicado e intenso
Me llenas de dicha y de pasión

Tus notas huelen a madera de nogal, de rosa y de morera
Y en tu Palacio de tonos rojos, por una noche soy tu sultana
El jardín verde andalusí revestido de brisa fina
Difumina lenta las fragancias de jazmín y azucena

Me transportas en tu dimensión sibilina
Eres ritmo, vibración y energía
Te apoderas con dulzura de mi y sin duda,
Eres la armonía y el sonido de mi alma

Me pierdo en tu ambiente profundo
Contigo mis tormentos negros olvido
Alejas mis complejos y engañas el ego
Alivias el espíritu desquiciado y agitado

Cierro los ojos y el aire, de aromas se carga
De especias intensas, penetrantes y envolventes
Siento tu acogida vaporosa y cálida
El olor evocador de misterios insondables

La cúrcuma, color del amanecer y sonido de caracola
La alhova que devuelve al cuerpo su frescura
La guindilla, hija del fuego, el mal purifica
La canela y el clavo, recuerdos de la infancia

Aromas delicadas que potencian el sabor
Exaltan lentamente mi sensible paladar
Y perfuman con delicia todo mi interior
Quisiera en este ensueño llorar de bienestar

Con tus leyes armónicas conmueves los sentidos
Y fomentas mi libre imaginación
Deseo flotar en tu atmósfera de sonidos
Tu fuerza subliminal desencadena mi emoción

Inmergida calma en tu mundo espiritual
En el que todo puedo ver, tocar, escuchar y respirar
Me penetras en tu éxtasis musical
Gozando con pudor en la pureza de tu cantar

Ofrenda divina de la tierra ocre,
Te elevas hacia el cielo azul añil
Tus notas bailan bajo el arco de nacre
Y mi alma vuela feliz, en tu paraíso de marfil

© Esther Coïa