MORIR AL FINAL DEL DÍA

Imagen relacionada

Levantarte con ganas de comerte el mundo, sin saber donde estarías según transcurriera el tiempo de tan solo veintiuna horas. Sigue leyendo

BRASIL

lista de plantas silvestres comestibles
La hambruna revoloteaba como los buitres antes de empezar a despedazar a su presa, los jóvenes eran los encargados de ir a buscar comida, los algarrobos, llenaron una buena cantidad de estómagos, desde Barcelona hasta igualada se encontraban grupos “robando” a los agricultores, pero su mayor peligro era ser vistos por, la guardia civil, o los falangistas, cuantas vidas inocentes Sigue leyendo

La Cuadratura del CÍRCULO


Un minuto más una hora más, una semana, más,… han ido pasando sin darme cuenta, fue hace un año cuando alguien a mi vera, comento –que envejecido está, sin reparar, que yo estaba escuchando su conversación. Sigue leyendo

LA DECISIÓN DE PILAR

 

Resultado de imagen de niña asustada ficcion

 

LA DECISIÓN DE PILAR
Esteban era alto, delgado, en su mirada se notaba maldad. Cuando salía a la calle cualquiera que se cruzara con él sentía miedo. Estudiaba en un gran colegio.
Una mañana se fijó en la puerta del colegio en una chica de larga melena. Su cara era como la de un ángel, dulce y tierna, pero estaba un poquito gorda y él pensó: “esta será mi nueva víctima”. Le preguntó cómo se llamaba, a lo cual ella contestó:
-Me llamo Pilar.
Y él le dijo:
-Yo me llamo Esteban, y a partir de este momento harás todo lo que yo te diga.
Ella, como ya le habían hablado de lo que podía pasar si no obedecía a sus órdenes, le contestó:
-Haré todo lo que me pidas, pero no quiero que me hagas daño.
Cada día Esteban le pedía más cosas: un día que le hiciera los deberes, otro día que le llevara la mochila hasta su casa. Día tras día ella aguantaba sus abusos por miedo a negarse y que le pegara. Como Esteban vio que Pilar se sometía a él, decidió pedirle cosas más arriesgadas. Seguro que ella aceptaría, él era el que mandaba y ella obedecía, La pediría que cogiera dinero del monedero de su madre y que se lo entregara a él. Ella le dijo que eso no podía hacerlo, porque sería robar a su madre y por ahí no pasaba, entonces la amenazó con cortarle el pelo y ella no se resistió, Cuando Pilar llegó a su casa buscó el monedero de su madre para coger el dinero, pues le daba miedo que le cortara el pelo. Se quedó pensativa: el pelo crecería pero robar a su madre nunca tendría perdón. Decidió esperar a la hora de la cena para hablar con sus padres sobre Esteban. Cuando estaban cenando, ellos le preguntaron qué le ocurría. La notaban triste, les dijo que les tenía que contar algo que le estaba pasando y que necesitaba que la ayudaran. Les contó con todo detalle lo que le hacía Esteban desde el primer día hasta ese momento. Les contó lo de los deberes, lo de la mochila, hasta lo de robar a su madre dinero por miedo a que le pegara y cómo hacía todo lo que la pedía. ¿Cómo podía solucionarlo? Los padres decidieron ir al colegio a hablar con los profesores sobre el asunto y decidieron llamar a la policía para que castigaran a Esteban y no volviera a maltratar a sus compañeros ni a nadie. Y así Pilar volvió a ser una niña alegre y feliz.

©Manoli Martin Ruiz

Manuel ciudadano universal

Imagen relacionada
Manuel ciudadano universal, Nació bajo el signo de hambre, a pesar de que en el país vasco oficialmente no había personas con hambruna, lo cierto es que las había. Él, era el segundo hermano de cuatro, delgado, como un atleta maratoniano, alto para ver mejor el paisaje, se le podía ver correr cada día a pesar de que el pagasarri estaba nublado 360 de los 365 que forman un año. Así pues desde la fuente de aguas milagreras de iturigorri a lo más alto de pagasarri nuestro ciudadano cuidaba su cuerpo siguiendo el dicho de “cuerpo sano in mente sana”, tanto fuera el caluroso mes de agosto o con el aliento helado en invierno. Mi padre dice que la guerra empezó en Bilbao cuando a un submarino de la república se le encasquillo el arma y la bomba fue a parar cerca del ayuntamiento, del abuelo francisco padre de Daniel, era gudari vasco y miembro destacado de UGT en Bilbao, alimentaba a su familia con la escasez que le permitía su salario y el alquiler de su vivienda sita en el barrio de Recaldeberri, en los edificios de madera junto al antiguo basurero, la humildad del origen no predice la ambición de los cuatro luchadores, por una supervivencia.

Su origen de la rioja Alavesa se mezcló con la sangre vallisoletana, de La Seca tierra de buenos caldos al abrigo del Duero.

Componiendo una familia de cuatro hermanos que la guerra intento por todos los medios destrozar pero no lo consiguió. para ello o por ello tuvieron que luchar duro.

El cinturón de hierro que defendía Bilbao solo existía en las perturbadas cabezas de los que se levantaron contra la república para formar un estado fascista al estilo de Mussolini. Muerto Guillermo el primogénito, en una acción defensiva, todas las miradas se volvieron hacia Daniel, pero él sabe de hierbas y medios curativos, para mantener el cuero sano, he omitido sin querer que Daniel trabajaba en el hotel Hilton en Bilbao, siendo miembro como camarero personal del Pdte del Gobierno Vasco, aunque nunca recibió reconocimiento alguno cuando el Sr Aguirre y sus compañeros marcharon dejaron al pueblo. Indefenso a merced de los falangistas, que limpiaban los pueblos de la escoria roja y separatista, “con una bandera española la pasaban por las calles de los pueblos y todos los ciudadanos debían pasar por debajo en un acto de sometimiento, y humillación sin igual a veces designaban a uno que tenía cara de rojo y le ensangrentaban con un tiro en la cabeza, y por supuesto, aquellos que no querían someterse pasaban a engrosar las listas de las cunetas.

El gobierno de Aguirre le dejó, leche condensada, algo de alimentos y una pistola con munición, pero Daniel se miró la pistola y le comentó a su compañero que la iba a tirar a la basura, este le regaló un montón de improperios, de tal modo que se realizó el trueque. leche condensada por una pistola y munición. Mientras caminaban en dirección a Santander miles de personas, niños y ancianos, se acercaban al puerto donde decían que habían barcos para ir a Inglaterra. La ilusión pareció infundir un poco de esperanza pero,… aparecieron las vanguardias de los fascistas, en forma de falangistas que advirtieron al grupo que el barco seria bombardeado y hundido en el momento que empezase a navegar, y así fue un barco con miles de personas, hundido por querer huir de la atrocidad de la guerra, hundido por salvajes malnacidos y que todavía no han pedido perdón.

© Patxi Aldazabal López

UN CAFE SOLO O EN COMPAÑIA

Imagen relacionada

CAFÉ SOLO
Preparo una cafetera, porque será que al atardecer me apetece un café, a veces un café solo sin compañía, me relaja, da paso a mis recuerdos, a mis primeros pasos, al pasear con mis hermanos por la ribera del riachuelo, a coger moras para mama que la encantaban, a noches sentada en el suelo mientras mi abuelo en su silla nos contaba historias de la guerra o cuando llego a su pueblo y nadie estaba, que penar el suyo nadie le esperaba. Recuerdos de irme haciendo mayor con tanta rapidez que quizás por ser de esa época que no cabía la posibilidad de estudiar, tan solo trabajar para ayudar a los padres, a fines de semana aprovechando hasta el último segundo para bailar con las amigas en discotecas dispares, hacer planes de un futuro que se me antojaba ser una persona libre, recordar con los más pequeños historias de mi presente como hiciera mi abuelo. Entre mis manos una taza de café muy ajada por el paso del tiempo, quizás un recuerdo de algún viaje, quizás un regalo de algún ser querido que no se encuentra entre nosotros, una voluta de humo con aroma a nostalgia, a noches de insomnio por si le gustaría a ese muchacho que me quitaba el sueño y otras cosas, que café más triste fue aquel que me tomaba cuando recibí la noticia de un sueño roto sin poder realizar lo por cambio de residencia. Un café solo a estas horas que no hay ruido ni nadie por el medio, para trasladarme a mundos imaginarios en mi cabeza para después plasmarlos con mi papel y mi pluma para después encenderme un cigarrillo y releer lo escrito, corregirlo antes dar por buena la historia escrita, sola tan solo con mi taza de café, me relajaría tanto hasta llegar al infinito pensando, que en unas horas estará aquí él, el que me ama y yo amo, que bien me sienta un café solo.

Resultado de imagen de cafe para dos

CAFÉ EN COMPAÑÍA:
Esta tarde mi café preferiría que fuera en compañía, por supuesto con esa persona, que sorbo a sorbo, me sabe a él, ojos color a café recién tostado al sol, con su mirada me traspasa el alma, queriéndome desnudar, conociendo mi cuerpo centímetro a centímetro. Su dulzor como a miel recién sacada del panal virgen y pura, como nuestro amor cuando ve la luz al amanecer, cuando él me besa saboreo su sabor a café recién molido, beso que me invita a besarle con más pasión. Café que me gustaría interminable con su compañía, no quisiera que el último sorbo fuera hoy amargo, todas las despedidas son amargas como la hiel, así me sabe mi café cuando te vas, acompáñame a este café recién molido, hecho a fuego lento, sorbo a sorbo lo saborearemos como nuestro amor lo saboreamos junto tú y yo, con nuestra taza de café.

©Manoli Martin Ruiz

Anne d’Abbadie (3ª parte)

Anne d’Abbadie (Relato # 3)

… con un vaso de whisky en su mano derecha, los ojos inyectados por la cólera como un macho alfa de una manada de… es mejor ni decirlo. La asustada Anne no tuvo tiempo de reaccionar, sólo pudo esquivar el grueso vaso que se estrello contra el marco de la puerta a unos escasos centímetros de su cara, lo que hizo enojar aún más todavía al energúmeno de Nicolay por no haber acertado el golpe. En el acto se incorporó del sofá y la emprendió a golpes contra ella en la misma entrada del apartamento. Con la mano izquierda la cogió por el cabello mientras le golpea con la derecha como si fuera un saco de boxeo y le gritaba en la cara…
-Ésto es lo que te gusta maldita zorra …puta de mi…
Anne en vano intentaba detener los golpes con sus antebrazos al tiempo que se deshacía en súplicas…
-Basta, déjame, suéltame por favor.. basta…
Pero la bestia no entendía sus súplicas, todo lo contrario solo le sirvieron para alimentar aún más su furia y la tiró contra el piso y la golpeaba con sus enormes patas( pies) hasta sentir crujir sus frágiles costillas por el peso de sus botas…
Anne se retorcida del dolor en el piso mientras se hacía un ovillo con su menudo cuerpo para evitar los golpes … Cuando la tomó nuevamente por los cabellos y la arrastro por el piso hacia la mesa y le gritaba horrores, y la golpeaba … y le ordenaba a puro grito…
– Levántate hija de la gran p…
– Ésto es lo que te gusta ¡ no!.
– Si, así es como te gusta zorra…
Anne sangra de la nariz y la boca … casi convaleciente se incorporó para cumplir sus ordenes y evitar más golpes.
– Ven aquí maldita perra ….
Le gritaba hasta que la llevo arrastra a la pequeña mesa con la ropa hecha jirones y manchada de sangre y de orina, y la obligo a pegar la cara al tapete de la mesa cogida por los cabellos con su mano izquierda; mientras usaba la derecha para bajar la cremallera de su pantalón, y arrancar lo que quedaba de las medidas a Anne…

Anne no dejaba de suplicar que la soltara y gritaba desesperante.
– No, no, nooo…

© Hergue Azul.