Un Beso Bajo Piel

https://i0.wp.com/img24.dreamies.de/img/903/b/pmthfqa2y85.jpg

Entre besos y manos calientes
a meterse bajo piel,
solamente gana de quedar
en íntimos secretos.
Tómame ahora
deseo robar las estrellas al firmamento.

Caerán las prendas
como párpados de amor
los susurros perfumaran
esta noche de ilusión y lino
decoremos con luceros
nuestros mundos
el fervor espera
avivemos los fuegos
que eternizan
piadosamente los instantes
¡Al succionar de nuestros
labios, el rojo intenso
de besarse!

Aprieta la presa
y haz estremecerse el seno
entre curvas abiertas
y remolinos en creciente.
Vengo dentro
en este notas de pensamiento
…a compartir placer y versos…

Intercambiamos goces
que no se tocan con
los dedos,
volaran las avecillas
de tu pecho
acariciando mis mejillas
con olor a huerto
de encendida sandía
y frutos secos.

Son orgasmos
engastados en el nicho.
Son vínculos de círculos cerrados
entre cuerpos qué hora tiemblan por instinto,
el paraíso que inflama entre ellos
quiere un ruido de lágrimas de alegría
y entre susurros y gritos
calmarse en el eterno juntos
…a consumir el alma…

Volver a ti mi mirada
tendidos en el austero lecho
fusionando los alientos
haremos mancuerna con el viento
creando extrañas
y abstractas formas
idealizando entornos
y lo que somos
!Tocaré como quieras!
deseo complacerte
y al andar entre nubes
vaciar las lluvias
saciando las ganas de tenerte.

© Silvia García Sandoval & Greg D.

La Lengua Resbalaba…


Te cogí de espaldas inclinándome sobre aquel bonito trasero a mandolina, desnuda a mis ojos te miré la vulva hinchada sopa de ganas totalmente hinchada casi a explotar,
besé una, dos, tres mil veces.

Todo es amor todo es piel, quiero beber de tu vino y paladear el sabor de tu ser ese íntimo licor salado que sabe a mar y huele a olas, acóplame a tu nívea anatomía y en las sábanas revueltas hasta no poder más acariciarnos uniéndose nuestras temblorosas almas muriendo un poco a cada instante

La lengua resbalaba hasta el final sin salida y las manos resbalaron ellas también hasta a tocar el alma, te has inclinado hacia adelante para hacerme ver mejor y el pompis se mojaba al sentirse acariciado de la punta hinchada y brillante del miembro que erguido escuchaba los resuellos jadeantes.

Tu lengua traviesa y juguetona empapa mi cuerpo complacido, que los ángeles vayan al cielo y tú quédate conmigo ¡Perdamos miedos y prejuicios! casi desesperados por conocer los desiertos y sus espejismos colmaremos esta sed tormentosa volviendo a ser tu y yo de nuevo.

Los senos túrgidos de placeres inesperados hasta alma aquel momento exultaron en mis manos de macho deseoso y te cerraba con los dedos húmedas ganas la boca sedienta de sentir el miembro erguido al dios amoroso y no contento tiraba tus cabellos así que sentiste mejor el amor que resbalaba dentro hasta tocar la condenada alma consagrada al éxtasis divino.

Tus labios apetecibles mojan mis ansias, frota tu virilidad entre mis rosas, acariciemos donde se une infierno y gloria, estrechamente fuerte hasta sentirme desvalida bajo tu yugo amoroso como flor en la tormenta, igual que la noche cuando la vence el alba, yo te seguiré besando que me encanta ¡Que tu hombría! domine el ébano de mi piel hasta que frenéticamente explotes meciéndote en el columpio del placer nacerá la ternura ideal para este amor.

© Silvia García Sandoval & Greg D.