¿Sueño o realidad?

Un día de estos,
marcaremos un beso
en nuestro calendario…
Un día de estos
desnudaré a besos
tu alma, y llenaré
tu corazón
de nuevos poemas…
Un día de estos
despertaré
con tus latidos
envolviendo mi cuerpo,
anunciando…
tormenta de besos…
Un día de estos,
un día cualquiera….
Dibujaré
en tu espalda
una historia nueva
y mil travesuras…
buscando,
esa respuesta
que hasta la respiración, quema…
al sentir
tus manos de seda…
Y es, que llegaste tú,
cambiaste
mi ropa de armario
vestiste mi corazón
de verano, y mi invierno
de primavera
tú, con tus manos seda …

© Atenea

Poema Encontrado


Fuiste sincera
y para entenderle,
te pusiste siempre
en su lado de la cama…
Y te pusiste de uñas
con tus palabras
porque la poesía y tú
desde que te engañó
con él, ya no se entienden,
ya no sé hablan…
Diste demasiado
por supuesto mientras él,
lo dejaba todo para luego…
Le hiciste el amor
a la guerra…
para ganar su paz.
En cambio en él encontraste
…indiferencia, soledad…
Y mientras yo, no sé
como pedirle perdón
a tu tristeza por cada
vez que intento
desterrarla de tu alma
hablándole a tus ojos
a traición, a conciencia…
Y es que este corazón
bohemio se volvería burgués,
se cortaría los rizos
por estar contigo,
los guardaría en un cajón
aún sabiendo que
los desvaríos que
de tu secreto nacen
…siguen sin ser míos…
Y es que la banda sonora
de tus besos corre
peligro a ciertas horas,
a pesar de saberlos
…aún con dueño…

© Atenea

Mi Prisión

MI PRISIÓN

Por haberme enamorado
he perdido hasta la razón
y mi corazón decepcionado
vagando va con desilusión.

Tengo sed en mi dolor
ni el agua podría calmarla,
porque esa sed es de amor
y solo tú podrías saciarla.

Siento rabia y desazón,
pero no puedo odiarte,
lo impide mi corazón,
no puede dejar de amarte.

Me has dado la libertad
encadenando mi pasión,
mi condena es la soledad
y el desamor mi prisión.

Quiero salir de esta cárcel,
ser libre y volar como un ave,
pero de esta condena infame
tú eres dueño de su llave.

© Isabel San José Mellado – España

¿Querías un poema?

Qué no necesitas poemas
! tú, eres el poema !
Uno con cabellos de sol
y la noche en sus pupilas…
Sonrisa desangelada
ahora mientras me miras …
Y me vienes a cambiar
el corazón de bolsillo ,
diciéndome que te vas,
adonde no alcancen mis hilos,
y el cielo se vuelve papel
y la varita invisible…
Pues cambiar las cosas
no puedo,
mandar al corazón no sirve …
Me quedo mirando
esos dos cielos oscuros
cuando están tristes,
con aguas cuando sonríen …
Me miras y, yo te miro
me hablas desde el silencio
poniendo sobre mis hombros
el poder de todos los tiempos.

©Atenea.

ME HAS PEDIDO…

ME HAS PEDIDO

Me has pedido
la luna y las estrellas
las huellas en mi piel
mis cicatrices.

Me has pedido
caminos recorridos
la verdad absoluta
mis recuerdos.

Me has pedido
lo que tengo
lo que tuve,
mi legado.

Me has pedido
mis sueños,
mis heridas,
mi pasado.

Yo te di lo que tenía… un corazón enamorado.

Autor: María G. Vicent ©

Viento

Y yo te creo ,te creo
alma enredada en el viento
moviendo a tu antojo
sentimientos ,creando versos.
Creo en ti loco o cuerdo
cuando me hablas,
cuando me buscas
sé que hasta el tiempo
siente celos …
El viento me riñe
me alborota y se ríe,
dejándome mensajes
caricias y besos .
Sonríe niña , sonríe!
que tu risa es su locura
y tus lágrimas de amor
de envoltorio me sirven,
para dar sabor a esos besos
esos besos tuyos que
en el viaje de vuelta
con toda mi fuerza
suavemente yo le entrego.
Hasta yo tengo celos
pues te llama ciclón
y yo ¡Soy el viento!

© Atenea

RETOMO MI CETRO.

Me molesto, sí, hoy me molesto,
rompo el coto de mi silencio, y bailo,
con el mismo… si es necesario…
Rompo el llanto, retomo mi cetro,
estallo el maldito burano
que osó vil cortar mis labios…

No escucharé más versos de nadie.
Me iré de ases… sola, por el mundo errante…
No soy espejo reflejo de nadie…
Ni le rindo culto a Caliope …

Estoy cansada, muy cansada
de estar sin voz en un mundo sordo…
En un mundo de locos…
De locos cuerdos y de cuerdos locos…
De vidas sin almas, trenzas postizas,
máscaras sin caras…
Cansada de gritar, sin voz…
Retomo mi cetro, rompo mi silencio…

©Hergue Azul.