Para quien más amo…

Resultado de imagen de imágenes e madres he hijas

Hoy y siempre, te deseo que recibas

todo lo bueno de la vida, mucha

felicidad en lo profundo de tu ser, Sigue leyendo

” PASIÓN “

Imagen relacionada

Hoy se me agolpan los recuerdos de mi niñez, cuando iba a la iglesia para ver como vestían a mi Virgen de la Soledad, sentía una emoción sin igual, con que cariño, mimo, la ponían guapa sus doncellas, magistral su aspecto , ataviada con su manto negro, Sigue leyendo

Oscuridad

Espero que apagues la luz para encender mis ojos.

¡Qué tristeza tan inesperada!

Soy mil pedacitos de melancolía que no podrás amar nunca más.

Soy un río incontenible que moja la almohada y el alma llena de grietas pide a gritos fundirse con la oscuridad.

No quiero tus abrazos, esta noche no.

Soy solo un trozo gélido de carne, he muerto esta noche

Babahoyo, Ecuador 14 abril, 2015

©Fernanda Lupera

OLVIDADO

 

Resultado de imagen de CERRAR el baul de los recuerdos

 

Hoy quisiera decirte, que me sentí pobre de cuerpo y alma, que mi vida era una agonía, que deseaba ser polvo del desierto, imaginaba subir al cielo para hacer compañía a las estrellas esas que tantas veces nos acompañaron a nosotros cuando nos amábamos de noche.
Hoy no te diré que me haces falta, que echo de menos esos paseos cogidos de la mano, con nuestros dedos entrelazados, cerré con candado ese baúl lleno de recuerdos de nuestra historia medio verdad, medio mentira, no te preguntare quien de los dos dio más por esa relación, tan solo sé que di todo de corazón, hoy lave mi alma, curre mis heridas con agua de mar, respire el perfume de la noche en compañía de mi amiga la luna.
Hoy te diré que renací de mis cenizas, que vivo día a día con amor a todo lo que me rodea, que siento el sol en mi piel, me contagio de las risas de los niños jugando, porque no también juego con ellos, te diré que soy persona con ilusiones y metas que cumpliré, porque estar viva, es amar sin pautas sin manual de instrucciones para hacer todo lo que quiere tu amo.
Hoy será el ultimo día que te diré, porque a partir de ahora ya eres pasado, no entras en mi futuro, mi presente lo dirijo yo, ahora te encerrare en el baúl de los recuerdos, porque eso eres un recuerdo.

©Manoli Martin Ruiz

UN SEGUNDO DE VIDA

 

Imagen relacionada

 

Sentada aquí, donde nadie puede verme, con mil preguntas, algunas contestadas por otros, creyéndose sabedores de todo, aconsejan gratis quizás porque sería su sueño o meta sin realizar, viéndome a mí como su proyecto en un cercano destino, otros comentan desde la barrera se ven muy bien los toros, pero que harían si estuvieran en el ruedo frente a frente a ese animal. Que sería si caminara hacia atrás, cometería los mismos pecados, los mismos errores sabiendo cual sería mi destino, amaría a personas sin huellas en su corazón porque eran ellos quien te dejaban heridas tan sangrantes que jamás me recupere, quizás perdí los días, fechas, años por tan cruel dolor embargada sin sonrisas tan solo muecas. Al caminar por nuevos senderos me da miedo dar un traspié, caer al fondo de ese abismo jamás conocido porque nadie vino a decirme como era de oscuro, si había alguna salida, tan solo creencias de volver a ser feliz e inmortal, respeto a lo desconocido, a volver a sentir terrores diurnos al no saber moverme entre tanta gente que me acobarda sin saber que agonizo sin sentir una mirada amiga, una mano que me guie con seguridad, caminos nuevos que me harían olvidar mis recuerdos de ti, de tu risa jovial, de tu mirada verde grisácea en días de tormenta, de tu voz llamándome en la noche cuando la luna te guiñaba un ojo y pensabas que te iba a llevar lejos de mi. En esta edad mía, ya poco importa pensar en caminar por campos llenos de luz y aromas a hierba mojada después de una fina lluvia en mayo, pensar en noches estrelladas reflejadas en un mar inmenso que hasta su horizonte no sabría llegar porque siempre iría sola sin tu compañía. Aquí sentada sin saber muy bien qué haría si tú estuvieras frente a mí, aunque tan solo fuera un segundo, no recordaría heridas de tantos años de penurias, no recordaría días que me parecían noches, no recordaría tanta lluvia dentro de mí que ahoga si alma en remordimientos sin saber porque, tan solo por un segundo de volver a tenerte daría lo que me queda por caminar, sentada me quedaría sin mover ni una pestaña, porque es a ti al que quiero ver y sé que eso no podrá pasar, quizás si es verdad que después de esta vida hay otra, te veré volver a reír, a mi lado olvidando todo lo vivido en esta vida terrenal.

©Manoli Martin Ruiz

Me muero lentamente, hablando literalmente

Resultado de imagen de imágenes de rios

 

Cada mañana me miro en el río y  no me reconozco,
toco el agua clara y me vuelvo a mirar y entonces veo
mi cara y mis ojos claros, a veces grises y otras veces
azules, según la luz del sol.
Ojos tristes que intento reconocer, aunque no lo
consigo sé que en el fondo son los míos queridos
aunque parezcan distintos están faltos de amor y
comprensión y yo miro hacia otro lado.
La vida se me escapa irremediablemente y mis
venas ya no respiran por la tristeza me muero,
lentamente con la agonía del que no se quiere ir
pero en el fondo lo desea.
Soy yo, pero apenas me reconozco, mis manos no
están blancas mis labios han perdido el color,
ya no hay miradas de cariño, ya no huele mi
pelo a heno las miradas se desvían en otra dirección.
En otras ocasiones he sido alegre y feliz con
toques de niña enamorada y llena de alegría,
mi melena rubia se movía al viento fresco,
y corría alegre por los prados vida.
Ahora teme escapas de entre los dedos como
el agua del río que corre alegre,que va bajando por
los bosques siempre en la misma dirección lejos
donde desenboca y muere con ilusión.
Reconozco que necesito de ti agua cristalina, pura
para limpiar mi alma y sanar mi corazón, vida te me
escapas de las manos sin remedio, mientras tanto
yo voy muriendo lentamente y lo digo, literalmente.

Carmia Carmela

OSCURIDAD

 

Resultado de imagen de OSCURIDAD SIN LUNA

 

En esta tarde casi noche ya, va oscureciendo, los últimos rayos de ese sol que nos daba unos instante de color y calor, se va acurrucando para dar paso a la oscuridad, quizás la luna hoy nos ilumine, nos traiga a las musas que nos regalen una bella historia de amor, para después deleitar a nuestros seguidores, quizás los nubarrones que se divisan a los lejos, nos espanten a la luna y esta se acurruque junto a su amor el sol. Entonces que pasara, que ocurrirá con esos enamoradizos que salen para pasear sus corazones unidos, besarse con la iluminación, canciones que tintinean las estrellas y el arrullo de la luna, el agua no correrá , se quedara estancada, con quien jugara al verse a oscuras, con nadie podrá bailar. Temblorosa estoy, miro a través del cristal, la luna brilla delante de mí, pareciese que me mira y me dice: No temas hoy no desapareceré, alejare a los nubarrones. No muy confiada, sentí dentro de mí como se abrían paso los recuerdos de noches sin mi amiga la luna, horas llenas de tormento, pasajes desagradables de un pasado reciente que se mofa de mi, al verme abatida y rozando el filo del abismo, mi cuerpo se niega a dejarme caer, me da órdenes de seguir ocupada, no pienses me dicta, haz que tu sonrisa salga fuera, planta cara a los recuerdos, diles que no tienen derecho a estar aquí, diles que mañana el sol saldrá y ellos se irán con la oscuridad de esta noche. Llegaron los nublados que no me dejan ser consecuente del momento tan irremediablemente apagado sin solución para deshacerme del pasado tan pesado como una losa, llegaron las lagrimas, con ellas las mismas preguntas de siempre, siempre con la misma voz, siempre con humillaciones, siempre condenada sin derecho a la defensa porque fui, juzgada por mi propio destino, dicto ser repudiada, alejada de todo mi presente y hasta negaron a un futuro por siempre incierto. Mis recuerdos se apoderaron de mi cuerpo y de mi alma, ya no habrá noches con luna ni estrellas hasta los luceros me abandonaron, tan solo me queda resistir una horas más, para volver a sentir tu calor, tu color, y porque no tener esperanza de que llegue ese día sin lagrimas, sin volver la vista atrás y decir: nadie tiene derecho a juzgar lo que no saben, siempre hay un mañana y un después donde cada uno pagara su condena por sus actos de maldad.

©Manoli Martin Ruiz