Llamando a la Puerta del Ensueño

15amb40icju

No hace mucho, me han llegado de nuevo, los sueños del pasado feliz, jugando a las Damas, con mi maestro esencial, quién fue, el único que me enseñó a jugarlas con él… cuando, casi siempre le ganaba, y se engordaba al recordarlo y contarlo a sus amistades…

Hablando con un amigo que es ajedrecista, y qué casualmente, su padre le enseñó… que no sabe jugar a las Damas, mi padre, nos sabía jugar al Ajedrez. A mí me parece súper difícil. Este amigo, me decía que no lo es tanto. Claro está, cuando se aprende, no lo es. Como muchas cosas, al saberlas, no te resultan difíciles, si no, sencillas. Lo cual, es bueno. Te hace matar ocios diversos y encima, ayuda a saber pensar de otra manera distinta.

Qué necesario es pensar, que alguna vez te pudieras haber acercado a darme esa cálida caricia, que tanto he ansiado, aunque algunas veces lo he tenido, en otro formato distinto, porqué tus mimos y soplos… saben llegar en momentos, sin apenas comprender que fueron tuyos. Es una incógnita que luego te llega en un momento dado, al recordar los que me dabas en directo, cuando te acompañaba al trabajo cada tarde y te dejaba allí, tranquilo, poco antes de irme, nos lo dábamos, con las miradas de tus compañeros, que se quedaban atónitos… al ver y observar, qué era cómo si no nos fuésemos a ver más…

Después del tiempo pasado, sigo a veces, pensando estás ahí, a mí lado… protegiéndome de muchas cosas qué siguen pasando. Y, no habiéndote visto después nunca. Eres esa persona de calidez, que tengo siempre en el pensamiento en muchas ocasiones. Mientras, que tú sabes bien, que otras personas cercanas se han ido y sí las he podido ver en las calles, de aquí, y de allí… lo bueno, es qué, allá… no las he encontrado. ¡Qué cosas tiene la vida! Que te da más vueltas y ninguna es cierta. Pero, te acerca a esos seres queridos algún día, que ya se fueron…

Esa aura de brillos chispeantes dorados, la verdad, que es posible sea verdad, pero, a mí no me llegaron nunca… Quizás esa irrealidad formó parte de otros seres qué aún no conocemos y que algunas veces les vemos entre las gentes de alrededor, pero, no saben arrimarse para darte calidez esencial y primordial.

Eso sí, sé de alguien que a veces expande ese candor, y te quedas tranquila y sin preocupaciones pendientes. Algo muy poco normal en estos días, pues, cuando tú estabas, había personas que amistades tuyas, fueron y que si te daban esa sensación principal y ellos lo sabían. Aún hoy, si volviese a ver a una de ellas, me lo daría, pero, hace ya unos años que no nos hemos vuelto a encontrar, y era mutua la especial delicadeza que nos transmitíamos, hasta la última vez, nos pasó por igual… y, es agradable saber que te lo digan, pues, te hacen sentir un ser diferente, a cómo te ven otras gentes cercanas, que no saben ver de esa forma.

El ensueño y su puerta, han llamado de nuevo a mí lado, y los recuerdos vienen a ratos y a otros, se van y no vuelven. Ahí está la pena. ¡A ver si de nuevo, vuelvo a encontrar a esa persona que me da esa Paz en el alma, y me deja en calma con la vida presente!

Palencia, martes 20 diciembre 2016.
Prosa Poética 2M16
©Mía Pemán

¡Al fin, tu abrazo!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Fue tan amplio y expresivo, a la par que profundo, tu abrazo aquel día, luego de tanto tiempo de no tenernos el uno al otro entre los brazos que, estuve en un tris de desintegrarme de la emoción, y a continuación fundirnos ambos entre mis restos, pero junto a ti siempre…

Hubiese sido curioso, porque de esa nueva unión hubiera salido una nueva persona más robusta y vigorosa, mezcla de las dos.  Y así, unidos, nos hubiésemos puesto el mundo por montera; porque entonces no nos hubiera faltado de nada, seguro. Pues lo que no tuvieras tú, lo hubiera aportado yo y viceversa.

Porque, ¡qué gran abrazo que nos dimos!, ¡qué extenso y sentido fue el encuentro de nuestros cuerpos!.  Era tanta la carga de profundidad acumulada en nuestros brazos y nuestro cuerpo, por nuestra prolongada ausencia, que el eco sonoro de nuestro abrazo llegó hasta el interior de nuestras entrañas mismas. Y hasta pudo que temblase la tierra a nuestros pies por unos instantes…

Y es que, ¡mira mi cuerpo!, ya me estaban comenzando a brotar en las manos tallos sarmentosos, ramas, lianas trepadoras y extensoras…, tratando de buscarte y atraparte hacia mí allá donde quisiera que te encontrases.

Porque eran muchos días ya sin estrechar tu grácil cuerpo, sin sentirte entre mis brazos, sin saborear la dulce emoción de tu abrazo y esa sensación de bienestar que recorría mi cuerpo cada vez que se unía al tuyo en completa armonía.  Situación que prolongábamos todo lo que éramos capaces, pues todo el tiempo nos parecía poco…

Y así, hasta que una especie de gratificante hormigueo recorría nuestros cuerpos y era precisa su extensión a un nuevo nivel.

 © J. Javier Terán

Mi unicornio imaginario

 

Me extrañaba aquella insistencia, casi rayana en la obcecación, de mi perro aquel atardecer al reclamar con sus aullidos mi presencia junto a él y queriendo llevarme a toda prisa en una dirección concreta del camino…

Todos los habitantes del lugar sabíamos de aquella casona ya abandonada y en ruinas, una especie de palacete de adobe de otro tiempo, que había sido en el pasado la residencia de verano de los Señores de la Comarca.  Y en torno a la cual se escuchaban todo tipo de historias, cuál a cuál más fantasiosa y casi casi inverosímiles en su esencia.

Aunque algo de fantasía acumulada a lo largo del tiempo,  debía de tener para aquel lugar aquella construcción que, incluso en tiempo reciente cuando chavales y a pesar de estar ya prácticamente derruida, apenas si nos atrevíamos a acercarnos a sus inmediaciones más que el tiempo justo para poder observar un trozo de su patio interior a través de una pequeña abertura del muro exterior de adobe, y comprobar si el pozo que divisábamos continuaba tapado y rodeado de maleza en todo su derredor.  Pues en torno a él giraban la mayoría de las historias un tanto tenebrosas que se contaban en la Comarca.

Como mi perro insistía e insistía una y otra vez con sus aullidos, no me quedó más remedio que seguirle en la dirección que me marcaba.

De pronto, el perro cesó de aullar; y cuando llegábamos a las inmediaciones de la casona, me quedé perplejo ante la belleza que mis ojos descubrieron frente por frente de nosotros: una hermosa y joven mujer de larga y ensortijada cabellera rubia, elegantemente ataviada con un vestido de insinuantes transparencias.  Y que en aquel momento acariciaba la cabeza de un lindo y espectacular caballo blanco que, además, se vestía y adornaba de unas largas y sedosas crines, tanto en el cuello como en la cola.

La aparición resultaba espectacular y mágica a la vez, uniéndose a todo ello la fastuosa puesta de sol que el horizonte nos propiciaba como regalo especial; envolviendo toda aquella aparición en una atmósfera poseída de una fuerte irrealidad.

Imposible, por otro lado, no quedar prendado de aquella joven e imaginar una exclusiva aventura en su compañía desde allí hasta los confines del mundo.  Pero, al primer intento de diálogo con ella, su figura se perdió en el aire encaramada a lomos de aquel caballo de extraordinaria elegancia y asida a sus crines como única sujeción externa.

Eso sí, al girar en el aire sobre nosotros en un inimaginable y arriesgado remolino para huir por encima de aquella casona que teníamos al frente, pude atisbar que, sobre la frente de aquel caballo, se erguía totalmente compacto con ella un gran cuerno apuntando al frente.

Mi perro comenzó a aullar con una fuerza inusitada y yo, asustado también con el fenómeno,           no daba crédito a lo que mis ojos contemplaban.

Sería tal vez aquél, el unicornio del que siempre se escucharon por aquellos contornos historias fabulosas, y al que se le atribuían verdaderos poderes mágicos?…

 

© J. Javier Terán

 

TAN UNIDOS…COMO UN AMOR IRROMPIBLE

imagen-diciembre

Es, como soñar abrazada a los sueños
tantear con la imaginación,
el principio de un beso
quizás el amor que te envuelve
entre sentimientos, destellos de oro.

Son las raíces de la vida, que se despiertan
abrazando la inocencia
mientras clavo mis pies en el suelo
tú y yo, árbol de los mil sueños.

Infinita, la niñez abrazada
a ese instante irrepetible
sonrisas de mañana…
como ese sueño que te acompaña.

Como la niñez que recorre tu piel y sonríes
y sientes la ternura mirarse en tu alma
el amor, haciendo cuna en tu corazón
y festejando esta eternidad de momentos.

Tan unidos…como un amor irrompible
amándonos en un abrazo, que me hace sentir
intensamente todo junto a ti…
destellos de estrellas, en nuestras miradas.

Pasión, incontrolable
y esa sensación…de estar juntos siempre
se diluyen mis miedos, abrazándote
como si fueras un sueño real, que se volatiliza
tú y yo de rodillas, sintiéndonos tan profundo…

Y no es la pasión de tu vestido rojo
es el corazón repleto de ti
besa mis labios y contabiliza las estrellas
que pondremos en el cielo de los dos.

Raíz eterna entre tú y yo…y una mirada
capaz de descubrir los misterios de los sentimientos
uno a uno, sujeta mis temores entre tus brazos
y hazme sentir que no existen los imposibles.

Tú y yo y la conjunción
de un mar de estrellas
de un puñado de tierra
y de un amor…eternamente amarrado
a nuestros sentimientos.

Difuminémonos, para ser raíz de sueños
Y polvo de estrellas…la felicidad.

Y escribir en ese horizonte infinito…nuestro amor.

©María Luisa Blanco

Juego Imagen Diciembre 2016

       

Vamos a crear jugando y sin obligaciones solamente las que nos imponemos a nosotros mismos.
La dirección pondrá dos imágenes los últimos 10 días del mes en curso teniendo de plazo para publicar la obra hasta finales del mes siguiente.

Ejercicio voluntario que se pondrá todos los meses y los interesados escribirán sobre lo que le sugieran las imágenes, haciendo del modo siguiente.

Copia una de las imágenes expuestas pega en tu publicación o entrada y escribe un texto que puede ser poesía, relato, soneto, o acrósticos, “en resumen tema y genero libre”, una obra por imagen y una por autor.

Publica como de costumbre y pon titulo de la obra, no adelantes el mes aunque veas las imágenes expuestas del mes siguiente.

¡Adelante a divertirse creando….!

Nota: En este llamado juego o reto puede participar quien lo desee. Si no eres autor/a del sitio no importa, deja tu tema en comentarios  o en cuadro de contacto que ves abajo recordando de poner titulo e indicar a cual imagen va dirigida tu obra.

También podéis enviar una imagen diferente  y esperar esta sea publicada para poner vuestro tema. En Guarida Letras os esperamos que no te de apuro o reparo ser no profesional, solo hacer atención y no traer algo copiado y mucho menos con derechos de autor.

¡¡ Para ver y enviar el Email se debe cumplimentar todo donde pone requerido, esto no ata a nadie, solo certifica de quien es la obra!!

Deslizar, cumplimentar y enviar

Amores Sin Descubrirse

scx0x3d9d2l

Con el tiempo se adoran, y sin divisarse a la más mínima distancia se extrañan.
Es el peligro del desdecir, el que se muere de ganas, el qué sabe pensarse, ese qué sin verse siquiera, no sabe esconderse, primero, porque nunca se vieron las caras y en segundo, por qué, su amor no convive ser efímero.

Conviven en sus propios sentimientos, cuando se sienten… al no verse.

Alianzas que perduran en el tiempo, es el AMOR incompleto
Muérense de ganas, algún día verse las caras
Ocasionalmente, solo se pueden sentir y tactar a medias
Recatados no son, ninguno de los dos
Están a la espera de encontrarse cara a cara
Siempre, frente a frente, con la certeza del encuentro final

Salen a diario de sus escondites, pero no pueden verse
Indicativos de su valor, les da más confianza todavía
No se detienen, saber valorar su tiempo entre bambalinas

Dan pasos agigantados, pero sin tocar su caras
Exponen sus sentires, al entramado corazón, y avispado
Sabe qué le dan alas, pero no el empeño real
Cubren con sus ansias de saber, el alma que les acompaña
Unifican sus sentidos al máximo, sin perder la confianza
Buscan su propia lealtad, al mismo tiempo
Registran su hablar y su forma de dialogar, sencillo
Imaginación, la qué no encuentran en su realidad
Requieren verse de tú a tú, pero, no es un complemento esencial
Sabiendo, saben que están ahí mismo, al otro lado
Esperando reencontrarse algún día, por ser la primera vez

Palencia, sábado 19 noviembre 2016.
Acróstico y prosa n47/2M16
©Mía Pemán

COLORÍN COLORADO, LOS TRAZOS DEL SENTIR

g6an4ygglgd

Se trazaron los sueños para seguir un nuevo camino, y llevar un destino en conjunto. Las ilusiones corrieron a borbotones. Cuando los preparativos se enfundaron entre algodones y sonrisas.
Ya todo estaba preparado, las invitaciones fueron cursadas, por correo ordinario, y otras entregadas en mano, algunas de propia voz se quisieron hacer.
Los invitados habían aceptado al completo. ¡¡Más algo había en el aire que no se llegaba a comprender!!
Un año de camino, para entrelazarlo todo… queriendo saber de antemano todo lo que lleva y lo laborioso que es la preparación.
Las parcelas qué escudriñan un corazón son semejantes a las vueltas que hay que dar para poder ser feliz.
La búsqueda interminable de un vestido acorde al sentir particular, y cuando todo estaba ya integrado y ordenado… a las puertas del “Sí Quiero”…
Se desbarata en pequeñísimos pedazos chiquitos, al descubrir la gran mentira, qué jamás pudieras haber imaginado. Bajo un cajón de la entrada, en el subfondo, allí entre dos papeles bien ocultos, se esconde el gran desastre final. Qué era para haberlo descubierto meses más tarde. Cuando todo estaría bien atado y sin la posibilidad de hacer nada… ¡Qué grandísima contrariedad y qué gran desfachatez. El gran engaño. Una nefasta vida a vivir en la compañía indebida!
Todo maquiavélicamente planeado, hasta el más mínimo detalle, para estallar en los seis meses siguientes…
Pero hete aquí, qué no se llegó ni tan siquiera, a poderse hacer. ¡Por qué, quien lo descubrió, plantó cara en las puertas de la NO felicidad!
Con todo el dolor de su alma y su sentir, tomó la decisión más difícil en ese preciso momento y antes de qué nadie lo descubriese, guardó lo descubierto, para un día, si cupiese explicaciones legales… exponerlo. Tan limpiamente cómo lo había descubierto.
En una idílica playa, se estaban terminando de colocar todos los participantes de la tan indeseada farsa, que empezaría de un momento a otro. ¡¡Salió, antes de tiempo, con el grandísimo asombro de todos las amistades invitadas, de los padrinos, y del propio indeseado amor, el qué le había mentido vilmente. Creyendo se iba a tragar semejante mentira encubierta y guardado el gran secreto por la madrina, quien iba a participar de lleno en la grandiosa farsa, pues ella era, la otra persona que compartiría la vida de su gran amor!!
Con la boca abierta dejó a todos, no plantados… pero, sí atascados. Al decir, que no tenía la más mínima intención de ser partícipe activa de la gran mentira descubierta y qué los principales culpables, eran el novio y la madrina… Dejando claro, qué ya no formaban parte de su futura vida en común. ¡Con los ojos llorosos por la rabia de ver rota su vida al completo, se dirigió a todos, diciéndoles, que se cancelaba la tan deseada ceremonia y, con ello, se quitó parte del vestido y se quedó tan solo con una túnica que era la parte qué iba a compartir en privado, y sin los zapatos, con el ramo en la mano, cabizbajo… al igual que su mirada, qué se iba clavando en la misma arena de la playa, al ir marchando… e iniciando su verdadero camino. El de otra felicidad mucho más sincera que la qué iba a haber encontrado en una vida llena de mentiras y posiblemente, acabar bastante mal… fue por la playa, al cobijo de las olas, que le llegaban casi hasta bañar sus delicados pies, y su propia figura.
El pensar lo llevaba destruido, que por momentos, ni sabía qué pudiera seguir pasando… Al terminar y zanjar una historia de dos años de felicidad absoluta, o es lo que ella llegó a pensar pudo ser así, cuando en realidad, todo era una enorme y feroz farsa, llena de sin sentimientos y vete a saber cuántas cosas más…
Todo se fue al garete, sin apenas llegar a meditar ni poder llegarse con la vista hacia atrás… Dio su gran portazo, y dejó una vida insegura… al acabar su gran Cuento de hadas…
Por lo que se puede decir ahora mismo… cómo una despedida de todo lo soñado y pensar estaba por venir…
COLORÍN COLORADO, LOS TRAZOS DEL SENTIR… terminaron su epopeya, la más grande, la más inverosímil, la más deseada, y rota acabó en pedazos, como si fuesen cristales desechos en milésimas de migas, que se esparcen después de una gran comilona… ¡Pero en éste caso, esa gran fiesta con comida, ya no iba a existir!

Palencia, viernes 18 noviembre 2016.
Prosa Poética 2M16
©Mía Pemán