Rosa De Noche

rosadenoche.jpg

A veces llegan nostalgias
como cartas no abiertas,
vives en el primor de mis sueños, Sigue leyendo

¿A donde?

adonde.jpg

¿A dónde se fue aquello
que florece en las mañanas?
¿en dónde está ese canto
que lava las heridas?
¿dónde está ese Sigue leyendo

Ellos

Encontraras en tu camino
dardos fulminantes
con esbeltos cuerpos seductores
y palabras endulzadas de mentiras
harán voltear tu rostro
brillando de ilusión
escucharas de todo
seguirán tus pasos
otros se darán la vuelta,
arrancaran tus suspiros
como tiernas flores
emocionaran tus sentidos
con todo tipo de intenciones
habrá interés sincero
y también crueles traiciones,
acaparan tu atención
dejándote confundida
son leones, fieros con la bondad
y gatos traviesos
cuando hay maldad
gladiadores con las rosas
y suaves con las hienas
algunos dan hiel por amor
y otros perlas por heridas
difícil de entender
es su naturaleza,
caerás quizá muchas veces
vendrán otros y creerás otra vez
rostros bellos y dulce mirada
te harán soñar
más no del todo debes confiar
guarda distancias prudentes
pero no cierres tu corazón
aprende a distinguir
no todos son iguales
hay peores y mejores,
sonrisas como sandías
te abrirán el apetito
ojos como luceros
te cerraran el cielo
ve con cautela
todo en la vida tiene belleza
ama y sonríe
elige y decide
sin cobardía y con inteligencia
se feliz aun en contra
de las adversidades
no es fácil pero si posible…

© Silvia García Sandoval

Otros

Y un día, soltaste mi mano
con simulado desprecio,
eres para mi corazón
cruel y valiente,
es mas difícil el desapego
que la costumbre del “seguir ”
mal amor, me dejaste
como bebé
que deja el seno,
esa distancia que con
alevosía abriste
¡rasgó el alma mía!
cual afilados
colmillos, de salvaje hiena
que sin culpa
regresa a su manada
a guarecerse en sus propios
instintos,
mal día me dejaste,
¡mal amor!
que ligero
te retiras del combate
voraz que se aproxima,
silencio solemne
vivimos cada noche,
escuchando latidos
palpitando por otros…

© Silvia García Sandoval

Instantes

Esos instantes,
donde una punzada
honda y placentera
grita desde las entrañas
y fluye la sangre,
convirtiéndose
en ríos enloquecidos,
desembocando y bajando
por nuestros cansados
y estremecidos cuerpos,
son instantes de pasión
segundos de muerte
que nos regala la vida,
movimientos suaves
de frenética dulzura,
instantes de amar
son joyas en manos
del que las sabe cuidar,
instantes que son siglos
de angustiosos susurros,
de rictus deliciosos,
y sonrisas con suave llanto,
¡es nuestro amar!
aperlado, de sal, tu rostro,
¡me vuelve a besar!
y yo correspondo,
¡soy aroma de tu flor
y lluvia de tu nube¡

© Silvia García Sandoval

Buen Amor.

Sé del buen amor
de flores y miradas,
de algunas serenatas
sé del buen romance
que existe en el quicio
de una puerta,
también fui bien amada
supe de glorias
y citas inesperadas
de besos limpios
¡sin más amor, que el amor!
tocar unas manos
blancas o morenas
bajo un viejo árbol
y un cielo estrellado
bajando mi mirada
ante unos ojos
oscuros o claros

Buen amor

¡Amé tanto, pero tanto!
canté todas las canciones
de miel y mil sabores
rompí corazones
en mi loca juventud
como todos, como nadie
¡cuánto me dieron!
recuerdos me colman
vivencias y rosas perfumadas
danzan en mi mente
aquel bendito ayer
que me hizo fuerte,
aquellos amores de
cigarro y menta
de globos y chocolates,
fui feliz, gracias a la inocencia,
cielos y soles
cobijaron mis abrazos
mis pocas palabras
mi escasa cultura
fue toda mi herencia,
y el amor que aún perdura,
ese amor que acompaña,
¡mis versos,
e inquietudes!
hechos del polvo que levantaron
mis pasos
por esta magia, llamada vida…

© Silvia García Sandoval

Manos vacías

Besos de Paloma,
alas lejanas
se posan en los vacíos
de mis mejillas
amor, dónde estás?
no te siento, no te huelo,
eres otra vez triste lamento
que encierra mis suspiros
y recojo en mis vacías manos
las soledades
que gritan cantos
de labios fríos, llenos de nada,
eso es todo lo que tengo
eres idea dispersa
que no logro hilvanar,
amor volviste a irte
haciendo añicos
los espejos de mis días,
y no puedo admirar
la belleza de la vida
aves de rapiña
vuelan en el cielo negro
yo sigo deseando
los azules de tus ojos!
donde desapareció el amor
una noche de febrero…

© Silvia García Sandoval