Azul

Una noche de verano que apenas se adivinaba
eran sus gafas azules que a su cabello adornaban
un moño bien recogido y que más azul mostraba
su mirada alzaba limpia, sus ojos adivinaban.
Ojos de un azul intenso que al cielo algo contaban
y una nube curiosa, bajo deprisa a mirarla
traspasó su azul paraguas para poder dibujarla
mientras unas azules luces ya casi las alcanzaban.
La nube y la hermosa niña conversación entablaron
conociéndose despacio, sus colores reflejaron.
La niña le dijo amable, nube blanca de pureza
la nube muy pizpireta alegre le respondió,
quisiera cantar contigo, al abrigo de un color
ese azul que te acompaña y en el que me acuno yo
Es el color donde siempre he sabido cobijarme
porque me regala paz y también tranquilidad
es limpieza y es pureza por eso quiero quedarme.
La niña le confesó, es mi color preferido
así que cuanto te marches, de mí algo irá contigo
tú a cobijarte en tu cielo, como algodón bien mullido
yo seguiré reclamando a un sol que indique el camino
de vez en cuando charlamos, te diré como me ha ido
y te prometo vestirme del azul de mi destino.

© María Olga P. López

COBARDE

Ya no hay visos de esperanza
ni luz en su amanecer
de lejos ve la templanza
no mira, no quiere ver.
Cuanto más ha de esperar
por qué tiene que pagar?
Si nada ha de desear
por qué no puede marchar?
Busca el viaje sin retorno
mucho tiempo lo pidió
no quiere ser el adorno
de una fe que ya perdió.
Escondida en el teatro
de una sonrisa envolvente
admirada sin recato
intentando ser prudente.
Viaja con un traje largo
que jamás se quitará
desnuda lleva recargo
nunca así se mostrará.
Vaga en un cuerpo sin alma
de unas antiguas ruinas
columpiándose en la calma
apretando sus rodillas.
De nombre se llama, miedo
de apellidos, ciega y muda
de nacimiento ella es, duelo
y de vivencias locura.

© María Olga P. López

Eran Sus Rosas

https://guaridaimagenes.files.wordpress.com/2016/09/rosas.jpg?w=326

Eran sus rosas
Guardaba el regalo de muchos años
cada día una rosa le iba enviando
el maravilloso tesoro del ser amado
que entre algodones iba guardando.
Rosas bellas de hermosos colores
llenaban su cuerpo de mil olores
de un tiempo perfecto y de confianza
de una fe tan ciega como su esperanza.
Se fueron perdiendo entre las lunas
de las brumas espesas de tantas dudas
seguía confiando, era solo temor
y tan solo asomaba el miedo al dolor.
Aquellas rosas ya no llegaban
con los buenos días junto a su almohada
y con los pétalos muertos de su pasado
se murió el amor sin haberla avisado.
Esperaba el regreso de un viaje no planeado
buscaba de nuevo verle asomando
más pasaban los días y las semanas
los meses los años y ella ansiaba..
Se vistió de luto por mucho tiempo
quiso pensar que estaba muerto,
no podía dejarla sin un hasta luego
él era su feudo, el rey de su reino.
Así camina siempre de negro
sonriendo al mundo y llorando por dentro
sin querer saber de amores nuevos
buscando el final feliz del cuento.
Pasan los años y esas hojas se van pudriendo.
Sus rosas… Su cuento.

© María Olga P. López

Lo he dejado en face, hace un momento, creo que como ex vicepresidenta y autora es lo menos que puedo hacer, si queréis y os parece bien, respaldarlo. Gracias

No sé si soy una persona polémica, ni me lo quiero plantear, adoro la paz, la tranquilidad y las buenas vibraciones, pero no sé contar hasta diez ante las injusticias y es posible que después de lo que voy a escribir me cierren las páginas, pero mi vida seguirá a pesar de todo, con los mismos problemas, las mismas alegrías y espero que con muchos amaneceres más.
Explico…
Llevo unos días que cada vez que escribo algo a alguien, tengo que repetirlo, porque me dicen que no ha salido y no llego a entender el por qué.
Hoy me ha llegado un correo, donde se me comunica que al Presidente de ” La guarida de lápiz y papel ” se le ha cerrado su muro y también la pag. en la que personas que lo único que desean es hacer arte, si, arte, en forma de letras, bien sea poesía, relato, cuentos, recetas, trabajos manuales, etc… Porque eso y solo eso es lo que se hace en esa Página.
Quiero recordar a los actuales propietarios de ” facebook” que al igual que todas las ” empresas ” sectaristas, a lo largo de la historia, y Uds. saben mucho al respecto, que están siendo totalmente injustos, con lo que prohíben, olvidándose de, la piratería, el tráfico, las suplantaciones, en resumen la delincuencia que  incluso la que suscribe ha denunciado en más de una ocasión, por haber sido víctima de ella.
Sean un poco más justos, dándole un vuelco a la historia, no estamos en la ” inquisición ” o si ?, volveremos a quemar libros, o a cerrar páginas donde solo se regala como bien digo, arte y concordia? Sería lamentable.
Piensen bien a quien cierran sus páginas, nosotros amamos la paz, el amor, la honestidad, la justicia y así lo plasmamos en nuestras letras y por favor el arte erótico no es… pornografía, pero es evidente que el pecado no está en el ojo del que lo plasma, sino en el de quien lo mira.
Lamento esto, lamento tener que pronunciarme, lamento la congoja de todos mis compañeros, pero creo que a pesar lo lo poquito que hago por ” La guarida” como ex vicepresidenta y autora, sobre todo cuando su presidente es, alguien que lucha cada día y que invierte horas y horas en salir adelante, en crear un libro gratuito cada mes con nuestras obras para deleite de quien desee disfrutarlo o sufrirlo, da igual como lo considere, pero está hecho con amor, y aunque él haga un sobreesfuerzo, todos somos colaboradores orgullosos y todos nos sentimos insultados, como lo ha sido él.
Srs de Facebook, hagan un poco más por las buenas personas, redundará en el óptimo funcionamiento de esta red social y también en el de Uds. mismos.
Persigan la delincuencia, no a quien trata hacer concordia y paz.
Muchas gracias y no digo agradecida, si me leen, porque sé que leen todo lo que no es conveniente para su imagen, así que tomen decisiones coherentes por favor y si se equivocan, den marcha atrás.
😦 😦 😦 😦 😦 😦 😦

© María Olga P. López

Dentro

 

Corazones 11

En su paseo matinal iba encontrando sonrisas
era aquel olor a tierra que el rey sol embellecía
el aroma de las flores que regalaban caricias
el murmullo del silencio que todo lo protegía.
Caminando enamorada por todo lo que sentía
en el camino del viaje de vivencias permitidas
en el regalo de un tiempo en que a madurar aprendía
sorprendiéndose de todo lo que la vista escribía.
Se olvidó de que el dolor también seguía su viaje
y borró de la memoria aquel pesado equipaje
y la levedad surgió sólo al cambiarse de traje
comenzó a resurgir al ser nuevo el embalaje.
Que no le vendan miserias, que no regalen desidia
que no presten maravillas que se tornen en mentira.
No quiere comprar barato, tan sólo el precio real
para que su vida sea cercana a algo ideal.
Nada enturbiaría el paseo que surgió una mañana
ese en el que comprendió que había sido pagana
porque no supo mirar, sólo lo hacía cegada
por un vacío interior que muy prieto la abrazaba.
Amanecer del milagro que la hizo comprender
que era felicidad lo que en si. debía ver
que buscando en el reflejo no se podría sostener
y desechó la superfluo para tatuarlo sin piel.

© Olga- Casalita

Incapaz

Los años al galope por su lado pasaban

su vida en letargo sumida seguía

ocultos sus fantasmas se amontonaban

temido el desconcierto que la perseguía.

Siempre caminando por las sendas del miedo

sonriendo al presente solapando su ironía

persiguiendo a la esperanza que le negaba su credo

escondiendo en un grueso muro su absurda utopía.

Como sobrevivir a semejante desvelo?

Por qué es incapaz de abrazar la alegría?

Quien dibuja crudas burlas en su lejano cielo?

Como alejará la negra danza de su melodía?

Así vive en el continuo desvelo de su sino

en la tormenta atroz del oscuro día

ébano incansable que la revuelca en el cieno

una sonrisa perenne de absurda melancolía.

Respirar quiere, olvidar su desconsuelo

enterrar el dolor que tenaz la persigue

abrazar el segundo que la aleje del duelo

despertar en la esperanza de una vida que sigue

Quiere pero no puede olvidar su dolencia

la que burló su cordura y el brillo de su inocencia.

Quiere pero no puede enterrar su inconsecuencia

para renacer con ilusión a una sana vivencia.

Quiere pero, siempre la estrangulará

la eterna carencia que nunca doblegará.

Con el alma

Benditas sensaciones que permitir pueden

vivir en la esperanza a los que menos tienen

Benditos si, los sueños que fuertes nos sujetan

que nos mantienen libres aunque las cadenas aprietan.

Bendita la ilusión de un nuevo amanecer

el mirar cada día un nuevo renacer

abrazando el momento que nos regale placer

desechado el lamento que nos impida crecer.

Bendita la esperanza que nos ayuda a tejer

con hilos de templanza el buen saber hacer

de verdes matizados en tonos del saber

en cantos hilvanados que suenan sin temer.

Bendita la sonrisa que nos hace creer

que siempre nos redime sin dejarnos caer

en abismos profundos que no hemos de ver

asomando cada día y así resplandecer.

Benditos si sabemos luchar contra la ira

desechar al maligno, redimir la mentira

alejando los miedos y la cobardía

manejando los tiempos, buscando armonía.

Olga- Casalita

Todos los derechos reservados.