Te Amo

amantes1_thumb7
Te amo como se aman ciertas cosas oscuras,
secretamente, entre la sombra y el alma.
te amo sin saber como, ni cuando ni donde.
ta amo directamente sin problemas de orgullo…
así te amo porque no se amar de otra manera
sino así…de este modo que no eres ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho es mía,
tan cerca que se cierran tus ojos con mi sueño.

© Ana Isabel Molina

Besos Eternos

amor mio... ADIOS!!!!!! - amor mio, me escuchas? se que estas muy lejos pero te veo entra la bruma siento tu voz entre ecos amor mio, no escuchas mis lamentos? no me vez acaso como este sufrimiento de apoco me va carcomiendo y va undiendo mis sueños Que no haría por ti! mil veces daría mi alma sería capáz de morir dejar sin sangre mis venas. Amor mio, escuchame te lo suplico por favor acaso no ves que mi alma llora que se parte en dos mi corazón que me siento tan, tan sola... Mi niñito de los ojitos alegres mi principito de cuentos de adas te dice adios esta hereje se despide en esta carta ya no abran mas miradas dulces no veré mas el sol en tus ojos sentire como la tristeza se funde en mi alma, mi voz y mis ojos Adiós ángel de mis sueños adios le digo a tus besos besos que solo en sueños me diste por un alto precio... MI FELICIDAD! No Se Si En VeRdAd SeA uN aDiOs DeFiNiTiVo... PrEfIeRo CrEeR qUe Si - Fotolog

No me voy a morir sin ti, y sabes porqué…porque uno no muere dos veces.
Me miré en el espejo y me dí cuenta de que estaba sola…
pero sin tí estoy sin mí…y me voy a extrañar sin mi ni contigo.
Pero me queda nuestra historia y la sensación de que la vivimos…
Besos eternos.

© Ana Isabel Molina

Solo Puedo Decirte

Hay pedazos de mi que colapsaste…

y hay un todo de mí que no quería despedirse, si acaso fuiste mío alguna vez entre sábanas revueltas …o entre noches y noches de insomnio paseando entre un me desea o un… yo que sé, y te extrañé desesperadamente, y te busqué…pero no te hallé sino en ese mínimo instante en que veo tus ojos entre la noche y el alba.. los ojos no mienten y hay despedidas que duran una eternidad…tú lo sabes mejor que yo y que nadie… y hoy soy yo la que necesita tiempo.

solo puedo decirte que te quise como se quieren solo ciertas cosas, secretamente, entre la sombra y el alma.
Te quise sin saber ni cómo, ni cuándo, ni de dónde, te quise directamente sin problemas ni orgullo…ya lo ves, el orgullo no vale cuando la razón va por un camino y el corazón por otro,
así te quise porque no sé querer de otra manera,
sino así de este modo en que no soy ni eres,
tan cerca que tu mano sobre mi pecho era mía,
tan cerca que se cerraban tus ojos con mi sueño…

Un beso dulce de buenas noches.

©Ana Isabel Molina

 

Ahora

Soy la mano de una ciega
que acaricia tu cuerpo…
soy la boca hambrienta
que se posa sobre la tuya..
Soy los ojos de un ave peregrina que
aprendieron a leerte….

Y ahora…tan sólo ahora,
que ya no tienen prisa…
escrutan tu rostro
como si de un lienzo recién pintado se tratase
ahora…
que la luz de la luna escondida
entre nubes que se mueven,
cubre el negro de la noche…
se enciende el gran deseo de poseerte..

Caigamos de bruces en el infierno eterno
y ardamos.. con la urgencia
de quien tiene la certeza de lo inmediato…
de lo inevitable

No mañana…
ahora
que el escalofrío del cuerpo coge barlovento
al solo pensarte
entre las sabanas frescas
navego en la mente tuya
como una nave a la deriva

Acompaño las manos tuyas
a aflorarte la piel
hasta sentirte temblar.
Ahora
soy la emoción tuya
el deseo tuyo.

© Ana Isabel Molina & Greg D.

Enamorados

enamorados

Y porque estoy triste pongo letra y nombre a este tango. Porque el instante pierde eternidad y mis sueños navegan en ese río que se pierde en el mar. Y porque quiero mirarme en el fondo de tus ojos y verme tal y como no soy, porque tus labios son paraísos cerrados en los que soy incapaz de penetrar.

Y porque el tango es sentimiento y sin sentimiento no lo puedes bailar, y porque alguna vez compartimos el mismo espacio confundiendo tu cuerpo con el mío. Porque te pierdo y no puedo, porque esto tiene un nombre y una piel, porque estoy cada vez más lejos de la vida y te marchas con ella para ver otro despertar.

Quiero agarrarme a tu cintura y bailar este tango roto de angustia, sujetarte contra mi pecho. Por eso suena en tus oídos este tango triste para que solo tú y yo lo podamos escuchar.

Y ahora mis dedos se entrelazan con los tuyos para no decirte adiós. Siento el calor de tu cuerpo. Ahora sólo nos queda la urgencia de este último tango, y esperar que el fuego de la vida nos devore.

Y porque soy una forjadora de sueños que rompe el amanecer, porque nada es distinto, porque ya no existe el misterio, porque el tango se acaba como se acaba la vida, porque es el fin, porque todo se termina, porque estas son las últimas palabras que te escribo, y este el último tango que vivimos.

12 octubre, 2012 by Anaisbela

© Ana Isabel Molina

La Razón Enemiga Del Corazón

La razón es la constante enemiga del corazón.
Juega a la interminable fracción de segundo
donde te ganan las ganas, las ganas de querer
hacer lo incorrecto e indebido o lo correcto y
simplemente inadecuado.
El alma te grita con furor que le busques,
que corras, hasta donde descansan sus ojos, que le abraces,
con ternura y pasión, que abras un espacio en el mundo,
solo para dejar huellas en una infinita mirada compartida,
en una inagotable espera de lo que tanto anhelas.
Y sin saber siquiera que es lo último que piensa al dormir,
sin saber siquiera si es verdad cuando sus labios callan o
sólo murmuran el palpable tacto de mis manos por su cara.
Es perfecto como su sonrisa,
como el brillo de su vista en el cielo
que lo dice todo
pero calla la muerte de sus sentimientos.
Porque un cruce de labios guarda miles de deseos
y verdades,
de sensaciones y te destruye,
saber que la felicidad sólo son
esos momentos inexorables de la vida
que perduran en la memoria.
Terminables pero igualmente inolvidables.
Como inolvidable el rastro de
tus huellas por mis mejillas o
el tamaño de tus pestañas, lisas, como el papel.

Anaisbela 10 octubre, 2012

©Ana Isabel Molina

Debiera Decir Algo Sencillo

Debiera decir algo sencillo
como «hoy hace frío»
o «el mar sigue en calma»
pero hablaría de otra cosa
distinta a la que me empuja a escribir.
Las palabras sencillas
son las más difíciles.
Son inmediatas
o imposibles.

Yo no puedo leer lo que él escribe.

Lo que él escribe no se lee con los ojos…

Se lee con los dedos.

Anaisbela septiembre, 2012

©Ana Isabel Molina