Renacer_catedral

Foto (Cadena Ser-Palencia)

La catedral de Palencia, de estilo gótico, bautizada en el argot popular como “La bella reconocida” –en otro tiempo del pasado como “La bella desconocida”-, no para en la muestra al mundo de su monumentalidad; y está celebrando ahora nada más y nada menos que los setecientos años de su construcción, que se dicen pronto.

Sí, porque sería en torno al año 1321 cuando se procediese a colocar la primera piedra, sobre unos restos de una anterior construcción visigoda, sobre los que a su vez se construiría luego una anterior catedral románica. Y ya, sobre los restos de esta última, se levantaría en torno a ese año la actual catedral gótica de nueva planta de Palencia –tercera más grande de España en cuanto a superficie-, que ahora nos contempla, majestuosa y monumental a ojos vista, setecientos años después.

Bien, pues para celebrar estos siete siglos de vida de nuestra catedral de San Antolín, se ha creado en su interior una magna exposición, bajo el sugerente título de “Renacer”.

Así que, si ya nuestro diccionario dice que “renacer” es “nacer de nuevo”; pues pasen uno de estos días –ya que plazo van a tener de sobra hasta el próximo 11 de diciembre-, al interior de nuestra catedral mayor de San Antolín, y tras visitar la magna exposición que en su interior se ha montado, experimentarán como que renacen de nuevo.

Eso sí, tras pasar por los diferentes espacios de la misma convertidos en exposición al uso, con impresionantes obras de arte, cuadros magníficos, esculturas, sagrarios y demás objetos del culto religioso que se han conseguido reunir aquí en nuestra seo palentina, procedentes tanto de otros museos y colecciones particulares que han viajado hasta Palencia con este especial motivo, como de los muchos existentes en la propia catedral y que, al cambiar de lugar algunos de ellos, se ha visto que ganan en belleza porque pueden apreciarse de una manera más cercana.

Y es que no en vano el nombre que se ha dado a esta exposición lleva el concreto título de “Renacer”. Bien pensado, si con ello se viene buscando también el que nuestra seo palentina nazca de nuevo tras estos setecientos años desde su construcción.

Ya quedan dichos los nombres con los que desde el exterior de sus muros se la ha venido denominando; y la historia ahora sería tal vez cómo rebautizarla tras este “Renacer” de gran realce y trascendencia en los anales de la catedral y de la propia ciudad.

Quizá ¿“Renacida”?, siguiendo el mismo tenor literal del título de la exposición y lo que en ella uno puede encontrar. No sé, seguro que a lo largo de estos casi seis meses de la muestra, más de uno y más de dos se plantearán lo mismo y evocarán públicamente el resultado de sus pensamientos. A verlo quedamos, pues.

Entretanto, decir que “Renacer” será, en efecto, un reclamo turístico de muy alto nivel para Palencia en este verano. Así que démosle tiempo al tiempo, porque sus frutos serán prontos en aparecer, sin duda.

© J. Javier Terán.