Si dicen que la distancia cura las
heridas, y que el tiempo ayuda a
olvidar, pues eso es una mentira.

El dolor que embarga este ser,
es solo por tu ausencia, es solo
por un día más sin verte y
menos sentirte.

La ausencia de no tener tus manos,
no poder mirarte a tus ojos y
decirte lo mucho que siento
no tenerte.

Solo espero que llegue la noche
para poder verte en mis sueños,
es ahí donde me esperas y
podemos amarnos.

Solo ahí amor volvemos a ser
solo tú y yo. Solo cierro mis ojos
y espero que vengas a mi,
como cada noche.

De sueños se vive y se ama,
sin necesidad de olvidar
al ser que ya no está.

© Verónica Hernández Bertín