06.- La Primavera De Nuestros Sueños

Para cuando la primavera venía
cada año a alegrar aquel paraje,
tú y yo y el sol que volvía,
ya habíamos apalabrado un nuevo maridaje.

Habíamos salido de la mano al campo
y escrutado el azul del cielo,
esperando encontrar algún signo
de retoños nuevos en el prado.

Habíamos apostado entre nosotros
al regresar eufóricos de estos paseos
que, un día, al amanecer de nuestros sueños
a ella le regresarían en sus alas decenas de jilgueros.

Y aquel día, con la luz del amanecer
destellando en la ventana de nuestra alcoba
y los pájaros en un insistente vociferar,
supimos que ya estabas allí, ¡primavera!.

Salimos prestos de la mano hasta el campo,
pues queríamos estrenar tu llegada,
siendo los primeros que sobre el terreno
experimentásemos con algazara tu arribada.

Y nos perdimos por entre cientos
de flores de vistosos colores,
que teñían de verde los campos
y desprendían el aroma de caros perfumes.

Y aquella noche no regresamos a casa,
festejando tú y yo, junto al sol y la luna,
que la primavera de nuestros sueños
la teníamos presa allí para nosotros.

© J. Javier Terán

Emoticon presenting with his hands - 21178838