Viernes es, y al 10 hemos llegado, sin muchas prisas… pero, con buen tino… es lo suficiente y necesario… para poder estar ahí, o quizás tan solo aquí, nada más, sencillo qué seguir los pasos del estar y no vencerse, porqué si no… qué haríamos, abría qué meditar esa parte tan implícita y sutil… del día a día, y de los momentos qué se van llegando, hasta saber qué es, una realidad o más bien, el simple hecho, de ver qué los momentos… se van venciendo, a medida qué les vamos reservando para darles un lugar exacto a nuestro lado…

Una semi curva estaba viendo en uno de mis brazos, es el resultado de un algo que un día me hizo un doctor Vea, alguien muy singular… delgado cómo un alfiler, alto cómo su igual delgadez… y fijándome en ese trazo que curvo está, me he dado cuenta, qué al pasar mi mano, se siente la falta que le falta…

Y antes de empezar, me dijo… ¡Es la primera vez que lo hago, fíjate por dónde! Y, le dije, ¡anda ya, y yo… me lo creo, ¡cómo tonta que parece soy, no te digo! Va y se me quedó mirando boquiabierto, cómo pensando, pero qué he dicho yo, si no ha sido nada… jajajajajaja… fue DeMaSiaDo… jjjjjsssss

La compañía perfecta estaba justo al lado, amable y simpática, Saray… compaginando un programa de un día medio amable, al final quiso ser delicado y no se pasó ni un solo pelo, si no, era para haberle dejado del revés…

Ahora, entre varios pinchos dulces a medias, de pepinillo tierno y crujiente, más su trocito de pimiento rojo, y la cebollita blanca, qué cierra el conjunto… con el vinagre, qué despunta el final… pero sin ser picante, a esta hora de la tarde, que se irá anocheciendo en nada, por aquí arriba, cómo que amanece algo más tarde, se cierran los días, también más tarde…

El conjunto se cierra, con rodajas de plátano y rectángulos semi delgados de Tofu firme. La primera vez que lo probé, no me hizo ni una pizca… y después he tardado eh volverlo a tomar… un montón de años. El año pasado por pura comodidad, lo cogí un día, y no sé, no me pareció tan raro, cómo la primera vez… y hoy, es la tercera vez que lo vuelvo a tomar… precisamente para cenar… y amenizando los bocaditos, unos toques de tisana de 7 u 8 variedades de tés… es el complemento súper perfecto…

Cerrando acabo ya, dejando un espacio para quién desee leer algo así, porqué es la primera vez, que mezclo temas… y porqué ha venido al caso de cada uno, si no, ni lo hago…

El sabor de cada bocado, lo dejo a gusto de todos… porqué cada uno tendréis vuestra forma de llegar al anochecer… para quizás, salir a dar un garbeo nocturno con vuelta incluida, o si cabe la posibilidad, de ir a un pub a escuchar música agradable, iréis… a mover el esqueleto… más en la noche.

Hasta otro día, ten una noche súper especial… y descansa, para que mañana, puedas disfrutar del sábado y su finDe completo… que ya será otro cantar diferente… o a lo mejor la continuación de la noche de hoy, aplazada a lo mejor, para la noche de un sábado a ser más variado, si cabe aún… más…

Cerrando, y aún el día no dice adiós, parece se queda con nosotros un poco más, siendo las veintiuna treinta y cinco horas… y ni ganas de irse, pero, empezará a decaer, en cuanto la época del verano entre en su día, ahí… ya, no sabrá si está en verano total o si al bajar los minutos, pensará… me han falseado las estaciones, qué ya no sé, si soy primavera o verano, tan siquiera, ni me reconozco… ya mismo, me descoloco al completo, y me tendré que renombrarme de nuevo con otro nombre diferente, nada parecido al que he estado utilizando hasta hace unos meses, porqué… entre las temperaturas y las borrascas que me acechan, ya ni sé, cómo es mi autonomía ni si mi pantalla sea la normal o quizás soy yo quién, falto a mi ser usual y he cambiado tanto qué, en los días siguientes me achicharraré al total, por los nuevos acontecimientos que llegarán, tan desastrosos van a ser… qué a lo mejor, tendré qué irme de puntillas a otro estado y lugar, no sea qué me den de puntapiés… para alargarme mucho más de lo que realmente soy de pura cepa, sin ser árbol ni planta…

© Mia Pemán