Viernes noche, por aquí… aún, la noche no ha llegado y el día, todavía listo está…
Pero un poco de música, viene de perlas… para que los entendimientos, se alineen con los próximos astros qué entrarán en nada, a formar parte de lo que en tus sueños tengas, a que se avengan a tus sentidos… más especiales…

Y, las horas se dejan contemplar sin mucha prisa, por qué les agrada tu singular compañía.
Déjate llevar a esos espacios que regulan los momentos y sienten ser parte de tu alrededor más inmediato…
Dales la mano, para qué sean parte de un todo y de un nada… a la vez.
Sé amable con ellos, para qué luego te den alegrías miles…
No repares en tenerles desatendidos, por qué si no, luego te arrepentirás más de la cuenta, y no verás el momento de reparar ese trasiego…

Buenas noches, a los astros que se acercan, a los qué aún están por llegarse, a todos los qué ya creáis qué es hora de irse a tomar un último vinito, con tapa ligera incluida, esa qué te estaba esperando hace minutos en la vera del fogón, y lista para qué la coloques en la bandejita especial para las noches…

Buen soñar, pues… ya el día se está acabando y disfrutando de los pocos instantes que le quedan a este viernes tarde, que se junta con la noche… a las faldas del manto que cubre la noche, por qué se ha vestido de gala, para salir después de cenar… es qué, es… finDe… y todo, nada menos…

© Mia Pemán