Se va cerrando el día de hoy…
un sábado más, quizás.

Pero es el último de abril.

Se va con él, este mes … Triste.

Que tristezas ha tenido y,
lágrimas ha ido derramando
sabiendo una única previsión,
no fue un desencanto
tampoco una traición,
ni tan siquiera un abandono…
todo y nada, se ha juntado.

El tiempo fue pasando
y la mejor forma también,
solo es un lapsus del momento
y sabiendo tratarlo, se irá
pasando mejor el trago.

Ya los días fueron amables,
cuando la esencia
se iba a ir, madurando
estaban todos los días.

Cosquilleos se sumaban
nada más acariciar los instantes,
una nueva forma de vida
seguiría y a su vez, todo
iría conformando distintos
formatos a ser compatibles
con ese entorno a ser estrenado.

Un buen día, todo cambiaría
formatos y tendencias a los
instantes por visitar y sentir,
moldes nuevos ya estrenados.

Es la vida, son los días
y sus travesuras, los cuales
amaneciendo en la zona rosada,
donde la belleza crece y tanto…
muy diferente a otros
lugares más despiertos…

© Mia Pemán