Lunes, noche, invierno
del mes de febrero
recostada en la ventana
los cristales opacos y
salpicados de estrellas .
Los sueños…se refugian
de la noche fría
no hay luceros encendidos
las sobras se abrigan.
Me asomo entonces
a la ventana del balcón
y mi alma se estremece
ante la naturaleza,
congelada en el lago
de los blancos cisnes
que danzan al vaivén del aguacero
en esta fría noche de invierno.

© Ana’D Mejía Dangond
La Dama De La Poesía