41.- SIEMPRE ETERNO

Es el amor esa flecha clavada
la sonrisa ingenua, enamorada
el cielo rosa de promesas
el palpitar acelerado, en busca de tus labios.

Es la locura transitoria erizando la piel
la miel de tus labios, las palabras
algún te quiero tímido bajando la mirada
las manos unidas ocultándose de la luz.

Es la primera vez, en un mundo desconocido
la mirada brillante, la sonrisa idílica
la flor que crece y no se marchita
es el amor la flecha clavada.

Los pedacitos rotos en insignificantes momentos
la luz que atraviesa mis costillas
el peso de tus horas sobre mi piel desnuda
eres definitivamente la locura.

De amarte vestida y desnuda
con el alma, la vida, los misterios
de sentir el amor y el sentimiento
en un minuto… siempre eterno.

© María Luisa Blanco