40.- QUE LO DECIDA EL DESTINO

Luce tu mirada, se endulzan tus labios
llenos de sonrisas enamoradas
ahondas en la profundidad de un sentimiento
que corre por tus venas acelerado

Es el amor, intruso y deseo
promesas bañadas de silencio
horas de disfrutar entregando…
mil suspiros apasionados.

Algún día suelta mi mano
o sujétala entre los hilos tejidos,
de la eternidad
es tu amor, el mío…

El sustento de la vida
sentir y entregar
el amor sin medida
hoy o mañana o mejor…

Que lo decida el destino.

© María Luisa Blanco