27.- AMOR ETERNO

No necesito una fecha
para el amor celebrar,
ni tan siquiera una flecha
que me diga a quien amar.

No necesito una seda
para sentirme sensual,
ni pasear la vereda
en una tarde otoñal.

Sentir la brisa del mar
empapando mi cabello,
es como un triste collar
posado sobre mi cuello,

Ni delicado jarrón
colmado de bellas rosas,
provoca en mí esa pasión
para sentirme dichosa.

Tan solo toma mi mano
lentamente y en silencio,
y bajo esa mirada ébano
te juraré amor eterno.

© Isabel San José Mellado