Descolocando momentos
en este año recién nacido
borrando las sombras de ayer,
dibujando soles en la oscuridad.

Día tras día, repetir
las mismas historias rotas
los mismos pasos petrificados
deteniendo un latido en el asfalto.

Y te vi llegar, ¡Otra vez!…
con uvas y champán
con buenos deseos
en tu instinto básico
¡Casi no te creo!

Descoloco las estrellas
giro completamente el cosmos
sueño despierta
y busco… la nada incompleta.

Envejecen los años ¡Y no me esperan!
agobian los minutos perdidos
las soluciones tardías
¡Y vivir!
en los esquemas de la irrealidad.

¡Te espero en diciembre!
para encasillarte
en un momento inconcreto
de tu vuelo férreo…de una caricia un beso.

© María Luisa Blanco