LABERINTO

Me envuelvo en la brisa
que emana de mi interior,
me baño con las lágrimas
que fueron testigo de esta
historia jamás contada.
Derramo los sentidos, en
cada pétalo que dejó caer
en este otoño de mi vida,
para dar tregua a los
sentimientos olvidados.
Me derrito en este fuego
cuando pronuncio tu nombre,
das mil vueltas a este otoño
que cruza mi ser. Dando vida
con lo que me das.
Cruza mi laberinto sin mirar
atrás, sin miedo a nada, que
yo estaré preparada para
ser amada.

© Verónica Hernández Bertín