Sin sentido giran las horas
se pierden los años entre las sombras
la vida camina siempre del otro lado
ése, al que nunca alcanzan tus pasos.

Una mirada que esconde un sentimiento
unas palabras que enraízan en la tierra
frutos de la desesperación,
en sus hojas secas.

Sinsentido amar pensamientos vanos
ilusiones resquebrajadas
en lágrimas rotas
tú del otro lado del abismo.

Yo batiendo mis alas para volar
conquistar el cielo, la libertad
olvidar que caminé desiertos
y se agrieto el corazón.

Ahora que sentir no puedo
ahora que no quiero despertar
en el mundo de los desengaños
¡Ahora! nada…

© María Luisa Blanco