En la desolación de mi ser
te presentas como una sombra
tangible,
tu presencia me envuelve
en una sola caricia,
el elixir de tu cuerpo
humedece mis entrañas.

Después de tanto tiempo
ver tu cuerpo es un
deleite,
y mis ojos recorren tu linda hermosura
así tendida en la cama desnuda e
incitante
por mis venas la sangre se altera

Mi piel seca
se va humedeciendo
con cada beso
que me vas dando,
poco a poco vas penetrando
en mis espacios
no importa
que tanto tiempo
ha pasado.

Mis manos
se aferran a tus flancos,
mi boca recorre
tus senderos
con besitos nunca olvidados
mientras mi lengua se adentra
en tus pliegues
ya humedecido tu jardín
me espera.

Mi cuerpo te recibe
como la primera vez
y me vas amando
despacio y desesperado
y en el desierto árido
de nuestros cuerpos
va floreciendo
en cada caricia
que nos damos.

Nuestro acople es dulce y
apasionado
estar en ti es como si el tiempo
no hubiera pasado,
queremos más, todo lo dado es poco
y reanudamos,
como si fuese la primera vez
en cada toque nos amamos.

© Angeles Loera & Greg D.