Haré de tus
sentimientos
un sabor a
mermelada
de frescos
cerezos…

Tu campo
será hogar de
dulce almendra.
Gritaré tu nombre,
gritare a las frutas.

Con mi
garganta
al Cielo:
pronunciaré
mis versos…
golpeando
mi pecho; y en los
canales del mundo
con íntimo susurro
oirás mi latido
PROFUNDO.

© Ana’D Mejia Dangond
La Dama De La Poesía