COMO CUANDO ERA PRIMAVERA

 

Se convirtió en otoño
sin esperanza,
solo el ocaso le esperaba,
se iba apagando de a poco su alma,
el sol moría
junto a su mirada perdida
en el inmenso mar.
Esperar y esperar,
años de invierno
helándole el alma,
carámbanos sangrantes
en el corazón palpitante
se escuchaba en silencio
su latir distante.

¿Existe esperanza?
¿Morirá el invierno?
¿Se vestirán de verde
de nuevo los cerros?
¿Será primavera otra vez?
¿Vendrá el deshielo?
¿Se encenderá el fuego
y arderá de nuevo?

Y él sonrió,
disipó las nubes grises
del paisaje,
y parecía que por fin
el equipaje,
se hacía más ligero,
no pesaba tanto,
tanto tiempo buscando,
el calor de un beso,
la pasión de un verso,
el azul del cielo,
el verdor del suelo,
y volvió
todo eso
como la vez primera
como cuando era primavera.

© Bela Sánchez