10 – Corazón Hambriento De Besos

Derribo huesos carcelarios,
Para liberar un silencio preso,
¡Oh corazón mío, lleno de besos!
Tan aislado de este siglo,
Tan lejos de estos tiempos,
Humedad de hambre de sueños,
Sombra, mordaza de labios,
Más que palpitar tiritas,
Frío en todo mi cuerpo,
Soledad de sublimes sentires,
Perpetuo reloj de pasiones,
Escribes en venas con sangre,
¡Cuánto te echo de menos!
Marché un día a dormir…
Amanecí en medio de muertos.
Y sigo aquí volviendo a ti,
Buscando tu nombre entre tumbas,
Ayer no encontré nada,
Se alegra el rojo de mis labios,
Se alegra el cantar de mis brazos.
¿Por qué se dejó de sentir?
¿Por qué nadie quiere vivir?
Buscaré en sepulturas tu nombre,
Ojalá no te encuentre allí.
Si el día fatídico llegara…
¡Que me encierren en el pecho!
Prefiero la cárcel de huesos,
A vivir en un mundo sin besos.

© Mariano Sánchez Muñoz

11 – Catorce De Febrero

Brindo al aire mi beso pasado,
Una misiva de ilusión acabada,
Un ritual de religión esperado,
Catorce de febrero enamorada,
Catorce de febrero ilusionado.
Trepaba por la piel de mi vida,
Cuando nunca hubo más heridas,
Que, tras abrazar, tuvieras que ir,
Tras el rezo de los labios, partir.
Dios era la fuerza de la unión,
Las ganas de perdernos los dos.
El mundo no era lo importante,
Flotábamos en sueño desbordante,
Surgían manantiales de besos,
Viajábamos en cometa el universo,
Llenos de luz tiritando de felicidad,
Reíamos cielos llenos de soles.
Se marchó para siempre enamorada,
Me fui para siempre ilusionado.
En catorce de febrero, noche cerrada,
Brindo al aire un beso…
Que sigue estando enamorado.

© Mariano Sánchez Muñoz

Concurso finalizado los votos ya no cuentan, pero siempre puedes animar al autor con tu valuación.