Troncos viejos, carcomidos
por enjambre de hormigueros,
negros carbones teñidos
en mi paseo dominguero.

Igual que vosotros tengo
la carcasa al descubierto,
musarañas con diseños
desde fuera y desde dentro.

Laberinto de bosquejos,
la lluvia que cae tan clara
compone matices nuevos.

Rayos de sol como espejo,
que siempre nace una rama
de un tronco talado y viejo.

© Carmen Barrios Rull