Te fuiste… Adiós,
cuántos días esperando… treinta
tu marcha y no llegaba el día,
al final lo has hecho…
quizás tanto desearlo, te llegó
esa nota del pensar exacto
qué pedía a gritos…
una desaparición inmediata,
el sueño ya realizado, se cumplió.

Entre los días incompletos
y las desesperanzas atascadas,
todo unido ha sido el trance más
indeseado, qué ahogaba los instantes
desde los horizontes mediados,
y los complejos inútiles totales
uno es a todos, la verdad
qué sin soluciones teníamos ahí
plantada con la desesperación,
sin poder abrir la boca ni decir
nada de nada, porque a la mínima…
zascas de pantallas bloqueadas,
era el no va más de un todo qué
se iba mordiendo la cola, sin ser
una pesadilla al horno…
teníamos rajadas de morteros
encima, para acallar opiniones
qué sinceras se exponían…
y nos quitaban
esa gran oportunidad principal.

Meses de encierro, mientras
muchos han hecho lo qué les ha
dado la gana y tanto más,
solo pensando en ellos mismos
¡qué gran descaro el obtenido!,
porque las fuerzas del orden
relajáronse nada más ver sus
bucles llenos de jamones, viandas
mascarillas de protección y
añadiendo los bocinazos qué,
así complementaban sus voces
dejando claro quién llevaba el mando.

DeMaSiaDo se ha aguantado sin
llamar y grabar ademanes impropios,
claramente denunciables del orden
qué Urbanos, Nacionales y Civiles
han montado a su alrededor,
dándose de mayores hipócritas
mientras qué, durante años solo
mueven piernas, sí antes les arden
embuches realmente de reyes,
endulzando entenderes qué no
saben hacer ni la O con un canuto.

Marzo, abril, mayo y junio… un
buen cuarteto desapañado de pies
y manos, enclaustrados…
en coches los uniformes van de perlas
y batutas de armas tomar,
para dar órdenes de platillo
con el bombo puesto al hombro.

No es menos recordar, qué las
multas muchas veces mudas
han ido, bien acompañadas…
tantas cosas que decir y no añadir,
todo y poco es DeMaSiaDo de más…
cuando los engaños juegan
por doquier papeles envenenados.

Alfombras y felpudos a los balcones
han salido en las cuatro Fases, marcando
su pauta y poniendo desorden sin más nada,
cuando los ojos han ido haciendo lo incorrecto
y los escuchas pasaban de todo y nada,
las ordenanzas municipales mudas estaban
más guardianes cómo iban a saber enterarse,
qué vapuleándose estaban los ambientes
ayuntamentiles, y ni siquiera importaba un bledo
saber algo más del acústico sablazo
que a portazo limpio han seguido su curso,
cómo dando por exacto lo que sin preguntar
sabían a ciencia cierta, y dieron la nota
para fastidiar las cuarenta y ocho horas
qué daban de margen a esos bayetazos
en balcones y patios traseros o lindantes,
sacudiendo, sin ornamento aprobado
y sí… concedido por desdeñosos implicados.
con el oficio dimos… ya es sabido que todo
nada a las esperas del consenso ocasional…

Caídas desde años vienen dejándose ver
a diestro y siniestro sin hacer movimientos,
dando la oportunidad de no caer en la tentación
del más primordial comportamiento participativo,
puesto a disposición callejil y sin embargo…
todo se convierte en ser la posibilidad ajena
especial y principal, para qué tiestos y macetas
caigan de altos sin barreras que impidan su falta
más adecuada a no dejarse vencer, y ser
partícipe incluida de semejante tortazo a recibir
con la contrariedad, qué del buen avisador sería
pero es sabido, qué hacer caso omiso implica
quedarse al margen de las buenas obras debidas,
sin conceder el beneplácito acorde al qué sabe más…
dando por zanjados los avisos y las risas salen
del puesto más racional, a convertirse en vapuleos
tan desarmados cómo irracionales y descarados,
dejando constancia en publicaciones de antemano
y sacadas de contexto por simples adversarios,
a los qué las incomodidades les da lo mismo y más…
mientras no sean ellos los que reciben de primera mano
cachiporrazos en to la sesera imponente y maltrecha…

Palencia, miércoles 01 julio 2020.
Vuela Pluma 2M20.
©Mía Pemán