EL ENTREDÓS

En un toque de viento se revuela la vida
se me vuelven los besos ovillos devanados;
hilos grosellas, cantos enredando  los labios
huracanes que tejen amor en el silencio.

Así se oye la vida, suspiros perfumados
alas que van al tiempo traspasando las sombras;
y todos los momentos: piel de almendra en las manos
rozando el sueño nombran una a una las huellas.

Hilos grosellas atan colores a la tierra
lazada presurosa desatada en el tacto
y una, dos mariposas, hilvanando sentidos.

Puntada de caricias en zurcido de pasos
simétrica dulzura desparramada en eco
y la belleza ardiendo las telas de mis chopos.

©Julie Sopetrán