¿Dónde te vas tan deprisa 31 de marzo y martes,
que te escapas a la velocidad del trueno?

Ni qué te echáramos dándote con una escoba…
creo que no lo hemos hecho, y razones claras existen,
tanto qué es para no volverte a ver más nunca…
menos mal, qué eres de un año para el otro, si no
veríamos a ver qué haríamos con tu estela…

El último, el qué se va y cierra las puertas
a un marzo destrozón… porqué mira, que has sido…
de lo peorcito en años, y nunca mejor dicho.

Te marchas a la velocidad del viento norte,
pero, seguro qué sabes…qué nos quedamos todos
y seguiremos, para vencer a «esa cosa rarita»
que vino contigo sin avisar ni nada… has sido
un traidor mes a dos épocas, salvaje y respondón.
coronado llegó y sin estrellas se va a ir…
al igual qué tú lo haces, por la puerta de atrás…
algo muy normal, cuando te quieren echar
y no se sabe cómo hacerlo, te arreas tú mismo
para qué no te demos en tol cogotazo,
que a lo mejor careces de él… ya podría ser cierto
más no te lo hemos visto, entonces qué desorden
tienes en tú interior lleno de serrín y tornillos
descolocados por todas partes, y oxidados.

Adiós marzo, hasta más verte, y NO se te ocurra
volver ni siquiera la vista hacia atrás…

NO te queremos ver más, no eres real
has sido algo que de saber venías de esta guisa,
no te habríamos dejado entrar en nuestras vidas.

De lo peor, lo pésimo… maligno hasta la dejadez
qué ya es decir, no quiero darte el gustazo de nombrarte
eres rePésimo hasta la saciedad, y encima con puntas
extremos rodeándote, para darte más ímpetu…
mira qué has sido un verdadero fantasma
así pues, largo de aquí… NO eres agradable
ni para verte más ni para acogerte tampoco…

Palencia, a martes 31 marzo 2020.
Vuela Pluma 2M20.
©Mía Pemán