Porque el virus me persigue
ya me encuentro sola en casa;
y observando lo que pasa
estoy escribe que escribe…
Y para que no me olvide
si estornudo es en el codo
-si estás cerca te va todo-
yo sigo la protección
lavándome con jabón
si te contagias… ¡Ni modo!

………………………………………..

Yo no seré la culpable
de que el virus se divierta
y sin llamar a tu puerta
te haga sentir vulnerable.
Pues sí, actúa como un sable
te sacude con su lodo
lo de corona… -es apodo-
que se viste de tormenta
y sin que tú te des cuenta
te da el azote y… ¡Ni modo!

©Julie Sopetrán