Me fuiste acariciando hasta desnudar mi alma.
tu dedo jugó desde la raíz hasta la punta
y florecieron mis entrañas con las mieles de tu interior.

Cada beso acarició mi piel
tus manos jugaban con cada parte de mi,
me llevaste a la gloria para volverme a traer
y me pusiste en un lecho de rosas para amarme otra vez.

No había nada más que amar
nuestro encuentro sin límites,
nuestro amor con más fuerza,
sin pensar en el final.

Contigo todo es diferente,
cada encuentro es una experiencia difícil de olvidar
tu pasión, tus te amo, tus caricias
se quedaron en mente para no dejarte de amar.

 

© Angeles Loera

 

Nota: votan solo los participantes, en el formulario adjunto señalando en cada casilla numerada la cantidad que estimen sin repetir ni valorar las suyas.
Los que participan con dueto deben votar los dos autores, por supuesto en las suyas no.