Asomada a la ventana, esperándote
Mirando a la luna, buscando tus pasos
Por el asfalto, entre las sombras
Mirando entre melancólica y apasionada.

Y es túrbido el deseo
al alba de tu boca
húmedo empaste de la noche
del sabor incierto.

Ruborizado mis pensamientos, pienso en ti
Si tú supieras las travesuras que se me ocurren
Desnudos bajo la luz de la luna
Bajo tu cuerpo sudoroso y ardiente.

Podría decirte mil palabras
pero gozo en silencio
siguiendo el dibujo de tu espalda
con las uñas y el aliento
donde se abre un mar de cielos inmensos.

Caricias y lágrimas enamoradas
Fundir el cosmos en la mirada
Y que estalle un terremoto en nuestros cuerpos
Rompe, rasga, posee y cela…

Caricias y goce inmenso tu contacto provoca
el calor de tus senos en mi pecho abrasa
tus pezones punzan y gimo de gusto al
sentir que mi piel se hunde bajo ellos…

Estos pensamientos imaginarios, te desnudo
acaricio tu cuerpo entre lamidas
latidos locos, loca bandera erecta
tu lengua jugando con mi lengua
mis manos tocando acordes de placer,
en tu violín mágico

Me dejo arrastrar y tocar por tus manos mágicas,
mis latidos se unen a los tuyos mientras
en el mástil ondea tu bandera loca
baila al son de tus toques mi lengua y la tuya,
¡Es una danza mágica!

Entre mis piernas tu rostro
apresurando el placer en mi caverna
oscura, espera que descubras sus placeres
entra, empuja, no llames a la puerta.

El terciopelo de tus muslos aprisiona mi rostro,
es un escalofrío caliente en fondo del corazón
este nuestro encuentro de amor,
¡No desesperes, el placer merece la espera!

Busco tus pasos en mi piel
busco la lujuria en tu boca
muérdeme los labios
mientras araño tu espalda.

Me pierdo en el intenso placer
que domina el alma y la pliega
al perfume de un beso libre
tan devastador y dulce a ojos cerrados.

Huella de una sueño loco, en la noche que espera
abro los ojos sabía que estabas a mi lado
agotados, de esta noche de amor, tan eterna
tan desnudos, atrevidos y amantes.

Tus uñas dejan marcado este acto y no un es sueño
estamos abrazados en esta revuelta cama en llamas
exhaustos, desnudos como desnuda el alma tenemos
en esta noche eterna, noche de amantes.

© Maisaga