Anocheció el día qué se va a descansar
para poder dar la mano al siguiente qué
llegará en su lugar, y así disfrutarlo mejor.

Buenas noches en unos días mágicos
y saber sacarle el mejor partido a momentos
qué del ensueño van llegándose hasta
las orillas de las fuentes qué beben los ingenios,
trayendo ilusiones del más allá hasta el más acá
acercando fiestas del sentir inmediato
y ser partícipes de unos tiempos nuevos a vivir.

Instantes qué se han de ver dispersos entre
estructuras de la arquitectura ideada
para pensares excelentes y magníficos a ser…
un elemento tan indicativo cómo impresionante,
para revivir sensaciones del vivir exacto.

Nada es complicado si te lo propones a las horas,
has de saber mantener el todo por el nada, y ver
lo qué tú puedes dar a cada persona qué tienes
ahí al lado junto a ti… o qué quizás pueda estar
más lejana de lo normal, sería bueno empezar
a ser más receptivo y poder dejarse ver tan…
a menudo cómo sea posible, sin dejar del todo
las proximidades perfectas para una vida sencilla.

Especiales los días qué luego seguirán viniendo
por ser la continuación de algo diferente y esencial,
dando la vez, a la amabilidad y a las sorpresas
qué los mágicos Reyes traerán esos pedidos qué
habrás realizado en tú carta magna, sellada y
debidamente firmada… ya qué si no va así,
puede qué los regalos sean muy diferentes y…
no tendrás opciones de cambiar los mensajes…

Kilómetros de ideas suben por las paredes siendo
miles de raciones las qué se moverán a toda marcha
para, deleitar con delirio sabores qué llegarán sin
darte cuenta a tu lado, y quizás deberás saber ver
qué hacer y cómo tomar los pasos qué irás dando
para no caerte en el aburrimiento, si decides vivir
emociones qué están insertadas en cada ser qué
habita a tu lado o al menos, poder ver cómo
diferenciar los instantes que miden las veladas,
esas qué irás viviendo a medida qué seas receptivo
de tantas charlas cómo quieras tener y disfrutar
del máximo de sus redes vivientes y originales
qué te llevarán al éxtasis del sentir… intacto.

Palencia, sábado 04 enero 2020.
Acróstico enrevesado n. 01/2M20.
© Mía Pemán