El Niño Dios tiene frío
¿Quién lo puede calentar?
¡Si eres tú, ven a cantar!

Por la orillita del río
va caminando el Amor;
tropieza con el rencor
y termina en el vacío,
te digo, y no desvarío,
sin Amor no puedo andar…
y el Niño Dios tiene frío
¿Quién lo podrá calentar?
¡Si eres tú, ven a cantar!

Me duele lo que me pena
penita del sentimiento;
si te canto lo que siento
te amargo la Nochebuena.
Este mundo me da pena
porque impera el poderío
y si el Niño tiene frío
¿Quién lo podrá calentar?
¡Si eres tú, ven a bailar!

Bailando se nos olvida
la injusticia, la maldad,
lo que ata a la humanidad:
la soberbia embravecida
no es buena para la vida
es orgullo en desafío…
Y el Niño Dios tiene frío
¿Quién lo podrá calentar?
¡Si eres tú, ven a soñar!

Que los sueños son puntales
que afianzan voluntad,
si buscas felicidad
canta, baila, sueña, ríe
pues aquel que no sonríe
padece de algún vacío…
¿Quién lo podrá calentar?
¡Si eres tú, ven a jugar!

Si no juegas no eres libre
ser libre es saber jugar;
si has nacido para Amar
para mostrar el calibre
aquello que te equilibre
también te dará albedrío…
Si mi Niño tiene frío
¿Quién lo puede calentar?
¡Si eres tú, ven a rezar!

Si en tu soledad no rezas
no meditas, no agradeces,
te darán lo que tú ofreces.
Que ya siento el Paraíso
porque asumo compromiso
y es parte de mi atavío…
Venceré el hielo y el frío
Y al Niño he de calentar
porque mi meta es: ¡Amar!

©Julie Sopetrán 

Queridos amigos, les deseo a todos, con mucho cariño, ¡FELIZ NAVIDAD!