Quisiera que en el sitio
de esa flor
entre tus manos
estuvieran las mías

Dejaré agradecida
de amores
placer de dulce melaza
en el pincel que baila
en colores.

Quisiera que en el sitio
de la soledad
estuvieras tú
a mi lado

Dejaré mi tiempo
henchido
triunfadora beldad
al sentirte cerca
y contigo.

Quisiera que en el sito
de esos hábitos
fuese mi cuerpo
a cubrirte

Dejaré fluir tu abrazo
en el gélido Noviembre
dediques tus momentos
a calentar mis pisadas.

Quisiera que en el sitio
del viento
estuviera tu aliento
a golpearme el rostro

Dejaré las ramas de mis deseos
en tu pecho de jardinero
que seas tú la gran Deidad
que decore mi florero.

Quisiera que en el sitio
de toda esta gente
entorno a mí
estuviera tu presencia

Dejaré que tu cálido rayo
en mi piel sea sorpresa
porque aún hay cuerpos
que enardecidos alzan su frente
y mezclan sus morenas riquezas.

Quisiera que en el sitio
de mi rostro
reflejado en el espejo
estuviera el tuyo.

Dejaré enmarcado
el sentimiento
para visualizar
ausencias
del momento.

Quisiera que en el sitio
de cualquier cosa
estuvieras tú.

No permitas que nadie
moje el aire
romántico de las duetos
que sea la rosa cual veleta
plasmando la belleza
del sentir de sus poetas.

© Araceli García Martín & Greg D.

Para escuchar dale a play

Video catalogado no acto para niños, confirma tu edad para escuchar o ver.

Narrado por Ivonne Torregrosa y Antonio Caro Escobar
Producción de Antonio Caro Escobar para el grupo de Literatura y Arte La Guarida del Lápiz y Papel