Salpicón de mostaza con sapos

regusto amargo saldrá apañado,

Ambrosia salvaje de limón y zapes

entre calabaza y péndulos saltarines,

Miedos a la vista traspasando artilugios

siguen corriendo sendas de montañas

y ya va siendo tiempo de trasnochar,

Horas son de iniciar el conjuro

para sanar las almas

uniendo sintonías hay que comenzar

demos las manos de una en una,

luces que se complementan encienden

velas que iluminan sueños y vidas,

un cuenco y un cazo con vasos bajos

Asimilando el líquido una receta más

tradicional, mejorada hasta el máximo

Ingredientes acordes se irán echando

sin perder el control y así dar un resultado

exquisito y sensacional, a la vez qué

lleno de sabor agradable, para romper

maleficios echados al aire y recuperar

amores qué rotos puedan ya estar…

Noches sin dormir y oscuras

dicen quedarse a tragos cortos,

porqué lo divino se une al cóctel

qué las brujas preparan con artesanía

© Mía Pemán