Una bruja muy loca
Nariz adulada, ya desdentada
Voló sobre el mercado
Y una calabaza compró
Luego riéndose a todo pulmón
La arrojó dentro a un parterre
Se escondió en los arbustos
Y así la transformó:
Sobre la calabaza una peluca
Muchos, muchos gusanitos
Puso en el lugar del pelo
Con dos agujeros hizo los ojos
Y les puso dos sapos
En la boca abierta
Le metió su zapatilla
Y para fastidiar más
Hasta le metió arañas
Con patas un poco peludas
Y en la hierba la escondió.
Entonces la luna se elevó
Y la bruja extendió un velo
De viscosas telarañas
Cientos de moscas encarceló
Y a gritar empezó
Capturó tres murciélagos
Se los puso en el pelo
Ordenó a sus amigos gatos
De saltar como locos
Maullando a más no poder
Para despertar al monstruo rojo
Llegó un lindo diablillo
Con su bromita en el saco
Un esqueleto incandescente
Que danzando se inclinó
¡Ahora la bruja está satisfecha!
¡Su calabaza está iluminada!
Un dulce o una broma
Todas las arañas y murciélagos
También los gatos y los sapos
y junto a los diablitos
Un alboroto maldito
A todo el mundo hace bailar
y a la gente despertar
Madre mía cuanto miedo
en la noche oscura, oscura.

© Greg D.