Acederas nacen nuevas para sentirlas
y saborear esa acidez que llevan dentro
Brokolis a la cazuela, son mejor cada día
verdes las cabezuelas finas y ricas,
Remolachas cortadas en rodajas
negruzcas y amoratadas e insípidas,
Increíble revuelto de salud a diario para saber
gozar extremos singulares, a solas
Lentas las legumbres van acercándose
como si fuesen conjuntos apiñados… en libertad

,,, vino con el regreso inoportuno y se desvaría tanto, que a golpes quiere salir ileso y sin pedazos rotos ,,,

Servicios a contracorriente, desdicen ser
imperfectos cuando las ondas saltan tan alto,
que estrellándose
caen en rotundo descenso…
Estandartes qué se retumban y pliegan
rocíanse con el descaro inacabado,
cuando no consiguen sus ideales
despojos creen verse, sin saber de la
misa… ni la mitad, tan siquiera
y eso de averiguar con un ligero tacto,
ya es… cosa de mirar para otro lado
insultos escondidos entre groseras
afirmaciones sacadas de contexto…

Acicalando ramos y flores inexistentes
para después congelarlos de frío…
Brillos fuera de onda, jalearonse
Resalta su brío esencial con ahínco
Iluminaciones adelanta, sabiendo qué
no hay razones aparentes para dar luz
LLamar, y no escuchar es increíble la sinrazón
un caso raro, rarito de lo más singular …
Angustia desmesurada salió al balcón, casi
conjugando directrices enfrentadas
Nadie se extraña ya de limitaciones de más,
y nunca buscan una respuesta a uno sin más
Trotando los días se lanzan al cuello,
sin buscar ni ir detrás de nadie
eso, es perder el tiempo…
Asimilan por doquier, situaciones
que inverosímiles llegan a ser,

Yéndose y se va desplegando cada día sin una premeditación, mirase sin remirarse realmente, juega al despiste sin problema alguno y dejase dar vueltas con tanta facilidad que al final, sabrá lo que desea mostrar y no, a la vez…

Resguardos parece dejar…
se encuentren en el nunca, jamás
Enloquecido se muestra sin libertad
pierde papeles, qué rebuscados
puede encuentre en el vacío espacio,
Lenguas esgrime y no atiende razones
melitón se dice apodar, no sabe
no entiende no ve más allá…
solo mirar si sabe y se adelanta
con alpargatas de barro fundido,
Untes inusuales quiso probar y resbaló
estancos de aquí al otro lado saborea,
Cantarín de dichos y refranes popular
siendo peculiar a veces, se extralimita
otras tantas se desmarca de las formas
Esencias dignas de un marajá
sin llegar a ser invencibles, se lamenta
y el estereotipo se equivoca tanto…
qué al final rompe sus reglas y salta
para no brincar, y no de júbilo sino
desatando alaridos e imponiendo reglas
tan extralimitadas, que rechinan

Palencia, a martes 30 abril 2019.
Acróstico n.31/2M19.
©Mía Pemán