Imagino un color en tu mirada
de azules y amarillos imposibles
y en tu alma un enredo de palabras
me persuaden en poesías que te olvide.

Imagino tu perfume en mi cabello
de cipreses y maderas otoñales
y te escucho susurrando una plegaria
que me invita donde quieras encontrarme.

Imagino el sabor en cada beso
de arándanos y fresas de los bosques
y en el tacto de tus manos inexpertas
Tiembla un niño que parece ser un hombre.

Imagino la locura de una noche
con la luz que se cuela en las cortinas
y no espero a que digas lo que sientes
solo amarnos y olvidar que el mundo exista

Imagino el boulevard, los avellanos,
la envoltura de tus brazos inocentes.
Imagino lo que tanto nos juramos
Con un tango de testigo entre la gente.

© La Gabi Castillo
15/8/2018